Mountain bike

Campeona del mundo tras cuatro años de calvario

La corredora gala celebrando su nuevo título mundial después de superar la lesión. /FACEBOOK
La corredora gala celebrando su nuevo título mundial después de superar la lesión. / FACEBOOK

La francesa Pauline Ferrand-Prévot se alzó recientemente con el título tras padecer constantes dolores a causa de una lesión a la que ningún médico le sabía poner nombre

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

Sufrir sin saber ciertamente lo que a uno le pasa debe ser sin duda angustioso y demasiado abrumador. Y más si pasan meses y años sin que un experto consiga dar con la causa. Eso fue lo que le ocurrió a la francesa Pauline Ferrand-Prévot, campeona del mundo de ciclocross, de ciclismo en ruta y de mountain bike, quien recientemente revalidó este último título, enfundándose el maillot arcoíris, tras padecer una lesión y dolores crónicos durante cuatro años.

Un auténtico calvario que parecía no tener solución. En 2016 no pudo participar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro por no estar en su mejor nivel. Su pierna izquierda ya no iba bien, ya no aguantaba las arrancadas como hasta entonces, no la hacía volar ni por el asfalto ni por la montaña o donde se lanzara a dar pedaladas. Y nadie sabía el motivo. Muchos se aventuraron a asegurar que su bajón en el rendimiento se debía al hecho de no saber gestionar la presión, pero estaban muy equivocados.

Lo que estaba frenando la carrera y la progresión de la corredora gala era algo físico. Concretamente una endofibrosis de la arteria ilíaca, un problema de la circulación sanguínea en el que la sangre no fluye con normalidad. Pero eso no lo supo hasta que a finales del pasado año visitó a un especialista en su país, después de pasar por la consulta de otros muchos, con tratamientos que no lograban dar con la solución.

Festejando el título mundial con el maillot arcoiris.
Festejando el título mundial con el maillot arcoiris. / FACEBOOK

«Desde hace 4 años tengo un inexplicable dolor en mi pierna. Cuando aprieto por encima del 70% de mi potencia máxima dejo de sentirla, y tengo la sensación de que está dormida», explicaba ella misma antes en las redes sociales. «Empezaba a volverme loca porque no entendía por qué tenía ese dolor y menos potencia, por qué no podía apretar al máximo. He tenido que dejar muchos entrenamientos y carreras y estaba cansada de levantarme pensando en si lo volvería a sentir».

"Empezaba a volverme loca porque no entendía por qué tenía ese dolor y menos potencia. Estaba cansada de levantarme pensando en si lo volvería a sentir"

Cuando verdaderamente se asustó fue cuando se encontraba en Sudáfrica ejercitándose junto a su pareja y regresó el dolor, pero esta vez ya fuera de la bicicleta. «Se lo dije a mi entrenador e hicimos una prueba y no salió nada. En otra se descubrió que tenía falta de presión en mi pierna izquierda».

"Mucho más rápida"

La visita al especialista le llevó a pasar por quirófano para tratar el problema, necesitando ser intervenida en ambas piernas ya que la que en principio no estaba afectada resultó que también padecía endofribrosis en la arteria ilíaca, pero en menor grado. Esto le obligó a parar de lleno, a esperar cuatro meses para volver a competir. Dijo adiós a la temporada de ciclocross pero estaba convencida de que volvería más fuerte, «y mucho más rápida con mis dos piernas».

Y así fue. Con la moral por las nubes después de comprobar que el dolor ya había desaparecido y de que volvía a ser ella misma sobre la bicicleta. Ya en julio ganó el campeonato de Francia, y el 2 de agosto se alzó con el triunfo en una prueba de la Copa del Mundo, en Val di Sole, en Italia. Su regreso al podio ha sido para llevarse el oro en el Mundial en un circuito, el de Mont-Sainte-Anne (Canadá), en el que una década antes también conquistó el planeta, pero en categoría junior, aunque a buen seguro que lo ha hecho con la misma vitalidad y energía que entonces, al no tener ya que sufrir, sino tan solo disfrutar.

La ciclista francesa arriba tras lograr el título nacional. Abajo a la derecha, después de la operación. / FACEBOOK