Campeona de la semana

Eider Merino, resistencia sin límites

Merino es actual campeona de España en carretera./Movistar Team
Merino es actual campeona de España en carretera. / Movistar Team

La ciclista de Movistar, actual campeona de España en carretera, se impuso este domingo en la octava edición de la Bizkaikoloreak Klasikoa disputada en Zaldibar

Gabriel Cuesta
GABRIEL CUESTA

Aunque no lo parezca, las finas piernas de Eider Merino (Balmaseda, 1994) esconden una potencia descomunal. Las apariencias engañan. La actual campeona de España en carretera puede ser menuda, pero su resistencia no tiene límites. Lo demostró en 2018 cuando se le pudo ver sentada, tirada contra las vallas en un estado casi vegetativo tras realizar un esfuerzo sobrehumano para cruzar la meta en Le Grand-Bornand, el fin de la décima etapa de la Grande Boucle, el Tour de Francia femenino.

No podía casi ni articular palabra después de 112 kilómetros (entre Annecy y Le Grand-Bornand). Todo esto con el estómago devastado, entre vómitos y puertos de primera categoría como son la Romme y la Colombiere. Necesitó ayuda hasta para caminar hasta el control antidopaje. Aquel día acabó en el puesto 25. «Fue un día muy malo. Una prueba marcada en rojo. Es de esos días que no te encuentras como quieres. Prefiero no darles más vueltas, pero sí tenerlo en cuenta para intentar que no vuelva a pasar», recuerda para EL CORREO. «Quiero que me recuerden en el podio o un día en el que no hayan salido las cosas y que las demás hayan sido mejores».

Eider Merino coge aire tras el esfuerzo descomunal en Francia.
Eider Merino coge aire tras el esfuerzo descomunal en Francia. / Jesús Gómez Peña

La fotografía de aquella jornada en Francia retrata a la perfección la personalidad de una ciclista con ADN de campeona. Ahora, sus piernas pedalean con más determinación que nunca en este principio de temporada después de proclamarse campeona de España en 2018. Tras un año en el que rubricó su consagración, la ciclista de Movistar se impuso este domingo en la octava edición de la Bizkaikoloreak Klasikoa disputada en Zaldibar, la primera prueba del Torneo Euskaldun de la Federación Vasca de Ciclismo.

La corredora vizcaína consiguió superar en los últimos metros a Nicole D'Agostin (Bizkaia-Durango) después de que ambas consiguieran escaparse del pelotón en la subida al último puerto de montaña de la prueba. Una muestra más de la clase magistral de esta escaladora nata. El 'peso pluma' (40 kg) del Movistar es una de las ciclistas más ligeras de todo el pelotón mundial. «No esperaba ganar. Se dieron las circunstancias porque no hubo escapadas hasta que nos fugamos D'Agostin y yo. Es la primera vez que consigo ganar un sprint. Aunque parezca algo insignificante, me ha hecho ilusión», relata.

Campeona de España

Un arranque de año prometedor después de un gran 2018, temporada en la que optó por dar el salto al recién fundado Movistar. Una decisión que supuso dejar el Lointek (nombre actual de la mítica Sociedad Ciclista Ugeraga), la que fue su casa durante nueve temporadas. Con el maillot azul consiguió coronar el podio en el Campeonato de España de Carretera de Castellón 2018. Allí también se colgó la plata en la contrarreloj a pesar de que esa modalidad no suele ser el punto fuerte de las corredoras más ligeras. «Del cambio al Movistar no puedo decir nada negativo. El Lointek era una familia y me cuidaban en todo lo que podían. Pero me faltaba un calendario internacional confirmado 100%», analiza. Merino.

Castellón fue el broche de oro a una campaña en la que también levanto 'su' trofeo, la Copa de España de Balmaseda, y en la que consiguió la victoria en la etapa reina del Tour de l'Ardèche, que terminaba en Mont Serein, la estación de esquí del Mont Ventoux. «Necesitaba salir al extranjero. Correr con las mejores. El Movistar me da ese respaldo y muchos medios en ese sentido». Un resultado que le llevaría al tercer cajón en la general.

Merino recogió sus frutos a pesar de encontrar piedras en el camino en forma de molestias gástricas y una lesión de rodilla que le obligó a bajar de la bici en el comienzo de aquella temporada. «No soy de ponerme objetivos... Como escaladora a veces es difícil encontrar en el calendario carreras duras. Este año tengo marcada la Emakumeen Bira, el Giro, el Tour de l'Ardèche... ». En este 2019 la corredora de Balmaseda volverá a poner a prueba los límites de la resistencia.