Joane Somarriba, una pionera en el ciclismo

Joane Somarriba, una pionera en el ciclismo

JON AROCA

Que hablen de una deportista años después de que esté retirada no está al alcance de cualquiera. Que digan que «es la figura más destacada del ciclismo femenino español», menos. Aún hoy, más de una década después de colgar la bicicleta, muchos no dudan en calificar de esta forma a Joane Somarriba. Su palmarés les da la razón. Debutó como profesional en 1999 y ese mismo año se llevó el Giro de Italia. Al año siguiente repitió y además ganó la Grande Boucle, el Tour de Francia femenino. Todo ello de la mano del equipo Alfa Lum italiano que año antes acogió a otro histórico como Marino Lejarreta.

En 2001 no pudo sumar su tercera 'corsa rosa' pero en el Tour vivió el que considera uno de los mejores momentos de su carrera. Ese año el prólogo de la carrera se celebró en Bilbao, su casa. «Ese fue el Tour que más he disfrutado», recuerda. Impulsada por ese chute de moral se hizo con el maillot amarillo. En 2003 volvió a ganarlo.

La exciclista Joane Somarriba.
La exciclista Joane Somarriba.

Su capacidad para competir en las carreras largas estaba por encima de toda duda. Pero la explosividad de los Mundiales, carreras de un solo día, se le resistía. Cree que en esa falta de éxito había una pizca de «mala suerte». Por eso, la victoria en el Mundial de Contrarreloj del 2003 fue una liberación para ella. El bronce del año anterior en el Mundial el Ruta fue el prólogo de uno de los triunfos por los que más cariño guarda. «El Mundial es un cúmulo de emociones que llegan todas de golpe, así que la victoria fue una liberación», explica.

Desde la distancia

Su nombre copó titulares a finales del siglo pasado, pero ya en su niñez tenía claro que su vida iba a ir sobre dos ruedas. Su padre fue el desencadenante para que con ocho ya estuviera subida a la bicicleta. «En casa, por afición, nuestro padre nos ponía las carreras. Le gustaba andar en bici y nos arrastraba», rememora.

Los datos

Fecha y lugar de nacimiento:
Gernika, 11 de agosto de 1972. Casada con el exciclista y entrenador Ramón González Arrieta. Tiene tres hijos.
Palmarés:
Profesional desde el año 1999. Ese mismo año ganó el Giro de Italia, una competición que se llevó otra vez al año siguiente. También ganó tres Tours de Francia en los años 2000, 2001 y 2003. Ese año también ganó el Mundial de Contrarreloj y en 2005 se quedó a cinco segundos de repetir título.

Se retiró en 2005 tras más de una década dedicada al ciclismo y desde entonces sigue con asiduidad la competición, tanto femenina como masculina. Su marido, el también exciclista Ramón González Arrieta, es entrenador, por lo que el gusanillo sigue arraigado en la familia. «Lo sigo como un hobby, pero sobre todo desde la distancia».

Cuando ella comenzó a pedalear todavía el ciclismo femenino era un deporte pequeño, pero en pocos años ha experimentado una considerable evolución. La decisión de Movistar de impulsar para este 2018 un equipo femenino es una buena medida para seguir avanzando, según Somarriba. «El ciclismo va mejorando y el nivel sube mucho», analiza. Ve que esa profesionalización puede abrir la posibilidad de que las ciclistas consigan dedicarse a ello con mayor continuidad y lograr «poco a poco» resultados. Ella fue una pionera y su pedaleo todavía está en la memoria de la afición.