Ciclismo

La Emakumeen Bira más dura pondrá a prueba a un pelotón mundial

Campeonas de la carrera con sus trofeos en la pasada edición. /FERNANDO GÓMEZ
Campeonas de la carrera con sus trofeos en la pasada edición. / FERNANDO GÓMEZ

116 corredoras participarán en las cuatro etapas, de casi 500 kilómetros, que se desarrollarán del 22 al 25 de mayo con espectaculares recorridos

NAHIKARI CAYADO

La prueba ciclista por etapas más antigua del panorama internacional femenino se presenta «muy dura», con un recorrido de casi 500 kilómetros de distancia y dividido en cuatro etapas que pondrán a prueba a las grandes estrellas del pelotón mundial. Para la trigésimo segunda edición, que se desarrollará entre los días 22 y 25 de mayo, los organizadores de la prueba han apostado por unos recorridos «espectaculares» que, a excepción de la primera etapa, que se desarrollará en Iurreta, harán sudar a las estrellas del Women's World Tour, máxima categoría del ciclismo femenino. «Será una carrera muy disputada y que les servirá de cara a preparar el Giro«, apuntó Agustín Ruiz, director de la Emakumeen Bira durante su presentación ayer en Bilbao.

Entre las corredoras que tomarán parte en la próxima edición destacan la australia Amanda Sprat (MTS), ganadora de la última edición y su inseparable compañera de equipo y segunda en 2018, Annemiek Van Vleuten. La italiana Elisa Longo Borghini (TFS), quinta clasificada la pasada edición, también estará, corredora que «ya ha dejado muestras de su clase y como ganadora de etapas», tal y como señaló el director. Participarán asimismo corredoras vascas como Ane Santesteban (WNT), Eider Merino (Movistar), a quienes la organización auguran «en el podio», y las elorriarras Aroa Gorostiza (Bizkaia Durango) y Ziortza Isasi (Eneicai Pecafer).

En total serán 116 las corredoras que competirán, divididas en 19 equipos, en los que estarán los locales Bizkaia-Durango y Sopela Women's Team– además del conjunto leonés Eneicat-Pecafer y el Movistar Team. De los conjuntos internacionales destacan especialmente el Mitchelton-Scott, Canyon/SRAM, Trek-Segafredo o Boels Dolmans.

La carrera tendrá cuatro jornadas y ninguna de ellas será contrarreloj, debido al poco éxito que tuvo esta modalidad en la pasada edición. Sin embargo, todas serán algo más largas de lo habitual. «Tocaba empezar a endurecer», esgrimió Ruiz. Las localidades de Iurreta, Aduna, Ametzaga de Zuia y Oñati serán las que verán partir el pelotón femenino internacional desde el 22 y hasta el 25 de mayo. La Emakumeen Bira abre sus cuatro días con un recorrido «sencillo» para todas las ciclistas, que se disputará de manera íntegra en Iurreta. El final en llano, «más rápido que lo previsto inicialmente», será decisivo para saber quién lucirá el maillot de líder.

La segunda etapa, Aduna-Amasa, (Villabona), está considerada, en palabras de algunas corredoras, como «bastantes dura». Los pasos previos por Altzo y Alkiza añadirán el desgaste previo del circuito final por Asteasu, Zizurkil y Aduna. Un circuito que sin duda añadirá nerviosismo extra a esta segunda etapa antes del explosivo final en Amasa. «Será aquí cunando se verán las primeras diferencias entre las favoritas», deslizó desde la organización Ibai Lejarraga.

Álava y Oñati

El perfil llano de la tercera etapa por las carreteras de Álava podría estar marcada por el viento, lo que supondría todo un desafío para la Emakumeen Bira. Los 80 kilómetros lisos antes del primer puerto obligarán al pelotón a mantener la tensión y la atención a la carrera antes de llegar al exigente Opakua. «Será una etapa dura, con rampas excepcionalmente fuertes y con un final en alto con rampas del 11% y 12% de desnivel«, señalaron desde Iurreta Txirrindulari Elkartea, entidad que organiza esta prueba.

La última jornada, considerada como «la etapa reina», clausurará la Emakumeen Bira por todo lo alto. Tras unos kilómetros de «calentamiento, para que las escapadas puedan generar metros de distancia», afrontarán la asequible subida a Udana. Tras llegar a Ormaiztegi, Atagoiti será la segunda dificultad que afronte el pelotón. Una larga ascensión antes de volver a pasar por Udana y escalar de nuevo un trayecto «corto pero muy irregular» contribuirá a seleccionar más al grupo. Tras una bajada peligrosa hacia Aretxabaleta, se enfrentarán al coloso de Asentzio, un alto de primera categoría, antes de regresar a Oñati para completar los 156 kilómetros de la etapa final.