La selección femenina argentina es eliminada de los Panamericanos por un error en sus camisetas

El conjunto argentino en su duelo previo contra EEUU, con la equipación que produjo la eliminación. /TWITTER
El conjunto argentino en su duelo previo contra EEUU, con la equipación que produjo la eliminación. / TWITTER

Las jugadoras se presentaron al encuentro contra Colombia con una equipación del mismo color que su rival, azul, dándoles el partido por perdido

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

Un error que les ha salido muy caro. La selección de baloncesto femenino de Argentina, conocida comos 'Las Gigantes', se habían preparado a conciencia para poder superar la barrera de las semifinales en unos Juegos Panamericanos, algo que nunca habían logrado hasta el momento, pero su sueño se acaba de esfumar nada más comenzar la fase de grupos, con tan solo un partido disputado.

¿El motivo? Un descuido que ha hecho sentir ridículo a todo el país, que lo ha calificado como «una falta enorme de profesionalismo«. Y es que las argentinas llegaron a su segundo encuentro, ante Colombia, con una equipación del mismo color de su rival, azul, cuando les habían indicado que a ese partido debían de presentarse de blanco. Una situación un tanto esperpéntica de la que se dieron cuenta tras el calentamiento, después incluso de escuchar sus respectivos himnos. En ese momento las jugadoras se quitaron sus chaquetas y dejaron al descubierto las camisetas de juego con las que pretendían disputar el choque, muy similares a las de sus oponentes, lo que podía llevar a la confusión.

La organización se dio cuenta al instante, dándoles 15 minutos para subsanar el error. Varios miembros de la delegación albiceleste acudieron a una tienda cercana al pabellón a comprar uniformes blancos, pero tardaron más de la cuenta. Además, obviamente no tenían los dorsales oficiales. Colombia, que en todo momento se quiso amparar en el reglamento, no aceptó jugar el partido más tarde y en esas condiciones, por lo que se les otorgó automáticamente la victoria. 20-0 sin anotar ni una sola canasta.

Varios miembros de la delegación albiceleste acudieron a una tienda cercana a comprar uniformes blancos, pero tardaron demasiado y no tenían los dorsales oficiales

Este resultado, unido a la derrota que las argentinas habían firmado frente a Estados Unidos (70-62) pocas horas antes, les han dejado fuera de la competición que corona a los mejores de toda América. Tras lo ocurrido, el jefe del equipo Hernán Amaya entonó el 'mea culpa' y presentó su dimisión, al igual que Karina Rodríguez, directora de desarrollo del baloncesto femenino en el país.

Sin utillero

Un error que se produjo, entre otras cosas, debido a la falta de un utillero que se hiciera cargo de esa labor, que recayó en el propio Hernán Amaya. La federación argentina de baloncesto prefirió que su plaza en la expedición la ocupara un médico propio, y no usar el de toda la delegación deportiva del país que se encontraba allí en Lima, lo que no ocurrió con el combinado masculino, que no quiso renunciar a su encargado del material.

Sin duda quienes más sufrieron esta disparatada eliminación fueron las propias jugadoras, que lo vivieron como un auténtico jarro de agua fría. Algo inexplicable. Inaudito. Muchas no pudieron ocultar su enfado y su frustración y salieron llorando del Coliseo Eduardo Dibos. No era para menos. Su sueño se había esfumado de un plumazo sin haber podido casi ni intentar alcanzarlo. Una de ellas, Melisa Gretter, agradeció en las redes sociales el apoyo recibido, reconociendo «el inmenso dolor« que estaban viviendo».

«Nuestra responsabilidad es siempre representar con orgullo a Argentina, dentro y fuera de la cancha. Por nuestra parte vamos a seguir compitiendo, buscando dejar a nuestra bandera lo más alto posible en este Panamericano», afirmó, haciendo gala de su enorme compromiso. Ahora, ya eliminadas, y muy heridas, les tocará hacer frente a su último partido en esta competición ante Islas Vírgenes, solo con su honra en juego.