Baloncesto

La NBA quiere más chicas en las canchas

Lauren Holtkamp fue la tercera árbitra en toda la historia de la NBA. /AFP
Lauren Holtkamp fue la tercera árbitra en toda la historia de la NBA. / AFP

El máximo dirigente de la mayor liga de baloncesto profesional del mundo resalta la necesidad de igualdad las cifras de género tanto en el arbitraje como en los banquillos

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

Poco a poco, paso a paso. En los últimos años numerosos son ya los escenarios o los deportes en los que las mujeres han ido ganando cada vez mayor presencia. Una realidad que se manifiesta aquí y allí, y que parece no tener fin. Una evolución que parece que se manifestará también en la NBA, la mayor liga de baloncesto profesional del mundo, una competición que mueve masas en Estados Unidos y que tiene seguidores por todo el planeta. Su comisionado Adam Silver, su máxima autoridad ejecutiva, ha resaltado la necesidad de que cada vez haya más árbitras dirigiendo los partidos. «No entiendo cómo esta parte del juego ha permanecido tan dominada por los hombres durante tanto tiempo. Es un área donde físicamente no hay ninguna ventaja por ser un hombre«, declaró esta semana en el Economic Club of Washington.

Él apuntó que su objetivo no es otro que «aproximadamente el 50% de los nuevos colegiados que ingresen sean mujeres». Actualmente tan solo hay tres, después de que este año dos de ellas ascendieran desde la G-League, Ashley Moyer-Gleich y Natalie Sago, que se unieron a Lauren Holtkamp. Silver, que ya antes de la entrada de estas dos últimas había reconocido que era «vergonzoso» que hubiera tan pocas mujeres desempeñando dicha función, fue más allá, poniendo también el foco en los banquillos. «Pienso lo mismo en cuanto a los entrenadores. También tenemos un programa para esto. No hay ninguna razón por la que las mujeres no deban entrenar baloncesto masculino«, declaró.

Pero lo cierto es que ninguna todavía se ha estrenado como técnico principal en las franquicias que conforman la liga norteamericana. La que más cerca está es Becky Hammond, la asistente a tiempo completo de los San Antonio Spurs, quien pasó a la historia por ser la primera mujer en desempeñar dicho cargo. Kristi Toliver también lo ha hecho en los Washington Wizards, pero compaginándolo con las Mystic de la WNBA, donde ejerce como jugadora. En la gerencia general fueron los Indiana Pacers quienes dieron un paso adelante con Kelly Krauskopf, pero como ayudante del máximo responsable de la entidad.

18 temporadas

En cuanto al terreno de los colegiados, la presencia de mujeres en la NBA no es nada reciente, aunque sí casi testimonial. La primera que logró hacerse un hueco entre los árbitros fue Violet Palmer, quien colgó el silbato en 2016 por problemas físicos tras 18 temporadas en la competición. Consiguió labrarse el respeto de sus compañeros y de los jugadores, lo que le permitió firmar una exitosa carrera, dirigiendo algunos partidos de play-off o incluso el All Star. Dee Kantner, quien debutó en las pistas apenas unos meses más tarde que ella, no tuvo tan buena aceptación por parte de sus colegas de profesión, lo que le llevó a abandonar cinco años más tarde.

Mañana precisamente arranca en Vitoria la Final Four de la Euroliga, en la que la alemana Anne Panther hará historia al ser la primera mujer en dirigir un encuentro de la fase final de este torneo. Lleva ya tres temporadas como colegiada en esta competición, pero nunca había sido seleccionada para los partidos decisivos. Nacida en Rostock hace 36 años, figura entre los ocho árbitros designados para hacer cumplir el reglamento en los últimos cruces de la máxima competición de baloncesto continental.

Comenzó a hacer carrera en el arbitraje alemán con quince años. Tras ocho cursos dirigiendo encuentros en las categorías inferiores, a los 23 ya participó en una competición en su país. Poco a poco ascendió peldaños hasta que en 2009 participó por primera vez en un partido de la máxima categoría. Su estreno en la Euroliga fue 2016, en un duelo entre el Barcelona y el Zalgiris (92-86). Meses antes ya había participado en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, tanto en partidos masculinos como femeninos, entre ellos la semifinal en la que España se coló en la final al superar a Serbia (68-54).