El Lointek se hunde ante la zona rival

Belén Arrojo penetra a canasta ante la oposición de Laura Herrera. /PANKRA NIETO
Belén Arrojo penetra a canasta ante la oposición de Laura Herrera. / PANKRA NIETO

Desperdicia una ventaja de 15 puntos en el último cuarto para caer en la prórroga frente al Clarinos Tenerife

JUAN PABLO MARTÍN

En la tercer jornada llegó la primera derrota. En casa, donde más duele. Al Lointek Gernika se le escapó de las manos un encuentro que tuvo controlado y que no supo resolver. Se le atragantó la zona del Clarinos Tenerife y terminó por hundirse en la prórroga después de que arrancara el último cuarto con 15 puntos de ventaja. El último triple de Molina no quiso entrar y todo el trabajo se fue al traste. La calidad individual del conjunto de la isla hizo el resto. Atkinson, con 29 puntos y 36 de valoración, fue un verdadero dolor de cabeza para las vizcaínas.

Estaban advertidas, pero el arranque del encuentro de las de la villa foral resultó espeso. Los cinco primeros ataques no encontraron su destino, mientras que las tinerfeñas estuvieron mucho más entonadas. No hubo ideas ni acierto en el tiro. Las vizcaínas buscaron los balones dentro pero tuvieron problemas porque les cerraron bien. Vista la situación, Mario López pidió un tiempo muerto para tratar de reconducirla pero tampoco tuvo su efecto. El buen trabajo en defensa no se correspondió en el ataque y a falta de poco más de un minuto para la conclusión del primer acto el marcador reflejó un preocupante 6-18. Sin embargo, el conjunto de la villa foral tiró de la profundidad de banquillo para resolverlo. Fue la segunda unidad la que sacó las castañas del fuego. Mantuvo la intensidad en defensa y con una mayor claridad de ideas encontró la fórmula para que la diferencia al final de los primeros diez minutos solo fuera de seis.

78 Lointek Gernika

Ocete (4), Dietrick (5), Wojta (11), Roundtree (10), Milic (22) –cinco inicial– Lo Sylla (8), Arrojo (8), Mazionyte (5), Ariztimuño (5), Molina, Díez.

80 Tenerife

Brkic (15), Bettencourt (5), Atkinson (29), Herrera (8), Weaver (15) –cinco inicial– Charles, Montenegro (2), MOss (6), Pedrals.

PARCIALES
14-20, 30-19 (44-39),19-13 (63-52), 8-19 (71-71), 7-9 (78-80)
ÁRBITROS
Munar Bañón, González Cuervo y Fernandez Carretero.

Vista la buena respuesta, el técnico gernikarra arrancó el segundo cuarto con las mismas protagonistas y el panorama comenzó a cambiar. El Lointek Gernika empezó a reconocerse en la cancha. Sobre todo en el aspecto ofensivo. La presión fue buena, se encontraron alternativas porque se pudo correr y los tiros comenzaron a entrar. Bastaron tres minutos para que se colocaran por delante en el luminoso por primera vez, y poco después el hueco se amplió a siete.

El descanso fue más llevadero por la reacción, pero faltaba amarrar el choque. Tras la reanudación, la conexión Wojta-Milic hizo su efecto para conseguir que los aficionados que presenciaban por primera vez un partido de su equipo en casa estuvieran tranquilos. En defensa se mantuvo el nivel y a mitad de cuarto la ventaja se estabilizó en los diez puntos ante un Clarinos Tenerife que tiraba de Atkinson para seguir agarrado al partido.

Espesas

El último acto arrancó con un par de canastas de Nogaye Lo bajo el aro que pusieron la distancia en 15, pero la zona que propuso el técnico Claudio García comenzó a difuminar a las locales. Los tiros no entraron y no hubo muchas más alternativas. Todo se empezó a recortar. A falta de poco más de tres minutos para la conclusión las tinerfeñas se colocaron a ocho y se crecieron vistas las dificultades de las gernikarras para encestar. Brkic eligió el mejor momento para despuntar como acostumbraba en Maloste con el IDK Gipuzkoa, y Moss también puso su grano de arena. Las de Mario López tuvieron el último tiro para romper las tablas pero Roundtree lo falló.

La prórroga sentó mejor a las visitantes que llegaban de abajo arriba. En los primeros compases ambos equipos se anularon y Wojta con un triple dio aire a las suyas. Pero la respuesta de las de la isla fue contundente y un parcial de 2-8 les puso por delante. El Lointek Gernika aguantó y empató después de Arrojo encestara tras capturar un rebote. Quedaban 28 segundos. Brkic volvió a hacer daño con una penetración que rompió la defensa local y puso a las suyas a dos. Mario López pidió tiempo muerto para ordenar la última jugada. El Tenerife apostó por la defensa individual. Y las cosas no salieron como se esperaba. Molina se la jugó sobre la bocina y el balón hizo una corbata en el aro.