El Lointek Gernika se tonifica

Jugadoras del Lointek celebran la victoria lograda ayer en Maloste./Luis Ángel Gómez
Jugadoras del Lointek celebran la victoria lograda ayer en Maloste. / Luis Ángel Gómez

Recupera sensaciones tras un cómodo triunfo ante un mermado Quesos el Pastor en el polideportivo de Maloste

J.P. MARTÍN

Tras la tempestad volvió la calma. El Lointek Gernika espantó cualquier fantasma con una cómoda victoria en el polideportivo de Maloste que le permite recuperar sensaciones y tonificarse. El Quesos El Pastor llegó a la villa foral mermado por la lesiones -Quevedo y Seda, dos de sus mejores jugadoras no estuvieron- y poco pudo hacer ante un conjunto local herido en su orgullo tras la derrota del fin de semana anterior. Las vizcaínas necesitaban reaccionar y dar un paso al frente para volver a ser un equipo mucho más reconocible sobre la cancha y recuperar sus señas de identidad.

Las dirigidas por Mario López supieron lo que querían desde los primeros instantes y conscientes de la situación en la que se encontraba su rival imprimieron un fuerte ritmo a la contienda para romper el choque desde el primer acto. Bastaron un par de minutos para que la escuadra vizcaína engrasara su maquinaria y, con un parcial de 16-0, mostrara a las zamoranas que en casa son un rival pegajoso, que sabe correr y no le tiembla el pulso.

Lo habían hablado en el vestuario y la precipitación quedó en un segundo plano conscientes de que había que trabajar para poner las bases desde el inicio. Aunque tuvieron algunas dudas a la hora de afrontar los bloqueos directos de Quesos El Pastor, se controló a Stanacev en la dirección, y Lo Sylla jugó bastante lejos de la pintura, por lo que la situación bajo los aros estuvo más que controlada. Los porcentajes de tiro de las gernikarras fueron más que aceptables.

En el segundo acto, Gwathmey comenzó a poner su granito de arena en la anotación y la diferencia comenzó a incrementarse hasta los 16 puntos que obligó al técnico visitante a pedir un tiempo muerto para tratar de reconducir la situación. Hubo una ligera reacción de las de Zamora que coincidió con un pequeño bache de las locales porque sus lanzamientos no quisieron entrar aunque fuera liberados. Sin embargo, en defensa tampoco pasaron mucho problemas y fue Roundtree la encargada de romper la sequía. El colofón llegó con el triple de Banham sobre la bocina en una posición bastante complicada que elevó la diferencia hasta los 14 puntos.

El paso por los vestuarios sirvió para que el Lointek Gernika fuera consciente de que el choque estaba en sus manos y que, a nada que apretaran un poco el acelerador en el comienzo de la reanudación todo iba a ser más fácil porque con una veintena de puntos de desventaja sus rivales bajarían los brazos. Costó un poco plasmar la idea sobre la cancha porque una acertada Ainhoa López lo evitó, pero fue cuestión de tener un poco de paciencia.

75 Lointek

Ariztimuño (4), Nacickaite (13), Gwathmey (8), Mazionyte (6), Berezhynska (10) -equipo inicial- Banham (13), Díez (3), Vanderwal (7), Pascua (4), Roundtree (7)

49 El Pastor

Stanacev (2), Madgen (13). A.López (18), Nelson (6), Lo Sylla (6) -equipo inicial- Marcos (2), García (2), Pariente.

Parciales
24-13, 14-11 (38-24), 23-12 (61-36), 14-13 (75-49)

Reparto de minutos

Mario López dio minutos a todas sus jugadoras para mantener las constantes y, mediado el tercer periodo, la diferencia se fue hasta los 21 puntos con buenas circulaciones de balón, percutiendo bien bajo el aro, y sin que hubiera muchas noticias de nuevo fichaje de Quesos El Pastor, Madgen, ni del resto de los pilares de las visitantes.

Con el choque totalmente controlado se entró en el último capítulo. Las de Zamora optaron por las posesiones largas, pero la presión de las anfitrionas fue buena y tras una penetración de Banham, que terminó con tiro adicional, se rebasó la treintena de puntos a favor. El técnico de las castellano-leonesas, Fran García, paró el choque en un último intento de encontrar alguna solución, y López y la australiana rebajaron algo la diferencia. Pero para entonces algunas de sus jugadoras ya habían desconectado y las gernikarras aprovecharon la circunstancia para realizar algunas probaturas de cara a otros encuentros y reservaron a varias de sus piezas claves cargadas de minutos.