Baloncesto

El Lointek Gernika tiene que dar un paso al frente en su visita al Bembibre

Roundtree./
Roundtree.

Las vizcaínas necesitan un triunfo para que no peligre su tercera plaza ante un rival en un gran momento de forma

JUAN PABLO MARTÍN

A falta de cuatro jornada para la conclusión de la temporada regular, el Lointek Gernika necesita dar un paso al frente para alejar fantasmas y que no peligre la tercera plaza actual de cara a los play-off por el título. Los más inmediatos perseguidores vienen pegando fuerte, por lo que la visita de hoy (18.15) al Embutidos Pajariel Bembibre se antoja primordial para mantener el objetivo visto lo que queda por delante.

Tras los cambios que ha sufrido la plantilla, las gernikarras necesitan funcionar como bloque y no depender tanto de las individualidades para medirse a un conjunto como el leonés, que atraviesa por un gran momento de forma y está en plena lucha por conseguir un de las ocho plazas que dan acceso a la siguiente fase. Las bercianas han sufrido un cambio significativo en la segunda vuelta «y son un rival muy peligroso en su casa», destacó Mario López, el técnico de la villa foral.

Vienen de menos a más en el campeonato y han ganado confianza y frescura en su juego a medida que los resultados les acompañaban. Las gernikarras, por su parte, tienen algunas piezas que están acusando el intenso trote de la temporada, en forma de cansancio y de molestias, pero que deben aparecer en uno de los momentos más importantes de la campaña. El juego interior tiene que recuperar presencia, tanto en defensa como en ataque, para que el rebote no sea una de las asignaturas pendientes como ha ocurrido en los últimos encuentros.

Pero no bastará con eso. El Bembibre es un equipo que propone un presión en todo el campo parecida a la de Perfumerías Avenida, que les convierte en un conjunto muy incómodo a la hora de salir con el balón. «Plantean unos encuentros muy físicos hasta el punto de que en Salamanca estuvieron con opciones hasta el último cuarto», destacó.

Récord de victorias

Las gernikarras deberán ponerse el mono de trabajo si quieren sacar adelante el choque. «Sabemos de la importancia del partido y tenemos que jugar más como equipo porque ellas son muy sólidas y tácticamente han mejorado mucho. Necesitamos que todas nuestras jugadoras rindan para poder repartir la anotación», destacó.

Entre las piezas a vigilar estarán la base Roselis Silva, con un gran desborde y velocidad, la alero Gladkova, que ya dejó su impronta en la primera vuelta en Maloste, y una vieja conocida como Llorente. «La incorporación de la norteamericana Range también les ha permitido ganar presencia en la pintura, además de tener una buena mano desde la larga distancia», destacó. En caso de victoria, el Lointek Gernika batirá su récord en una temporada en la competición doméstica, «pero hay que estar muy concentrados», concluyó López.