El Gernika se complica la existencia

Naiara Díez busca una línea de pase mientras Silva se encarga de marcar a Banham./Photodeporte
Naiara Díez busca una línea de pase mientras Silva se encarga de marcar a Banham. / Photodeporte

Se aleja de su mejor imagen para acabar doblando la rodilla y cosido a triples en la recta final de su visita al Bembibre

MANUEL VALLADARES

Entraba dentro de lo posible porque la combinación de calendario complicado y justeza de fuerzas, con el agravante de seguir incorporando recién llegadas con calzador, lleva al Lointek Gernika a mostrar una imagen con menos pegada de la habitual en su proceder durante los dos primeros tercios del campeonato. Tratar de sacar algo en claro en la pista del Bembibre era posible, pero los inconvenientes saltaban a la vista, con la particularidad de la gran segunda vuelta realizada por las leonesas, que han pasado de aliviarse por certificar la permanencia a no descartar su inclusión en los play-off. de hecho son el tercer mejor equipo en resultados de la segunda vuelta.

Le costó carburar a las de Mario López tras anotar la canasta inicial. Fallonas en ataque, con idas y venidas en su intensidad defensiva, se acostumbraron a ir a remolque durante el primer cuarto. Mientras las locales ya comenzaban a vivir de las aportaciones de Gladkova y Range, en el bando vizcaíno había apuntes destacables en lo colectivo (no tardaron en anotar las diez jugadoras activadas), pero el grupo carecía de un referente fiable sobre el parqué. Por rango, forma de expresarse en la pista y decisión, Courtney Williams parecía la elegida, pero en plena fase de adaptación al equipo aún ofrece muchos tics individuales en los que trata de fabricarse sus opciones de encestar.

Las de Maloste hicieron la goma pero no acabaron de acercarse al Bembibre. Al contrario. Con la última posesión del primer cuarto las anfitrionas lograron su máxima renta en el cuarto. 20-13. Siete puntos de demora que había que corregir cuanto antes para que las leonesas no se lo creyeran antes de tiempo. No pareció que lo fueran a conseguir de inmediato, pero apretaron en la presión sobre la bola y mostraron más decisión en la lucha por el rebote, aunque fue una lacra hasta el descanso en un pulso con porcentajes bajos de efectividad.

Así, un parcial de 2-11 permitió a las gernikarras igualar a 24 puntos. Repitieron igualada a 27 y metieron la directa con los tramos de mayor eficacia de Williams. El 33-34 con que visitaron el vestuario fue el refrendo a que iban bien las cosas. Al menos, mejorando. El mayor lastre llegaba de la mala puntería desde la línea mágica (2 de 12) y de la clara inferioridad reboteadora. Las locales sumaban 24, 10 en ataque, y las vizcaínas se quedaban en 11 y 4. Williams ya acumulaba 10 puntos, tres rebotes y dos asistencias, pero serie en tiros de campo era de 4 de 11. Berezhynska cumplía en la pintura (cinco capturas) pero distaba de ser aquella pívot abierta de muñeca infalible desde fuera. Para las leonesas, Gladkova era lo más parecido a un seguro de vida.

En la reanudación, el Lointek no acabó de ver el modo de hincarle el diente al rival. Conseguía devolver cada arrebato del Pajariel de abrir brecha en el luminoso, pero acto seguido carecía de la dureza en ataque para hacer valer posiciones favorables sin la tentación de recurrir al triple en cuanto venían peor dadas. Todo era posible con 49-45 en la casilla de salida del cuarto final.

Range estaba 'on fire' desde la línea de tres, pero Banham contestaba y en defensa el Lointek se sacudía parte de la tensión. Hasta que en la recta final la línea mágica sentenció y los intentos vizcaínos a la desesperada no tuvieron premio. El Cadí iguala al Gernika en la tercera plaza y el Valencia se acerca a una victoria.