«Ganar al Valencia sería la guinda a una temporada excepcional»

La pívot aragonesa en un choque de hace unos meses ante el Valencia. /MAIKA SALGUERO
La pívot aragonesa en un choque de hace unos meses ante el Valencia. / MAIKA SALGUERO

Lucila Pascua recuerda que el Lointek se juega el objetivo de la campaña y asegura que el apoyo de Maloste será «clave»

Javier Muñoz
JAVIER MUÑOZ

Lucila Pascua espera que el polideportivo de Maloste sea una caldera este miércoles por la noche (20.00 horas), en el choque que enfrenta al Lointek con el Valencia Basket, tercer y decisivo acto del play-off de cuartos de final de la Liga Día. La pívot aragonesa no alberga dudas de que la afición gernikarra va a llevar a su equipo en volandas en aras del «objetivo primordial» que el club se marcó en septiembre pasado: el pase a las semifinales contra el Perfumerías Avenida de Salamanca que permitirán al Lointek aspirar a una plaza en Eurocup. «La temporada está siendo increíble, de las mejores. Pero hay una frase que dice que esto no es cómo empieza, sino cómo acaba. Aparte de lo que ya hemos hecho (un buen papel en Europa, cayendo ante el Galatasaray, y haber llegado a la fase final de Copa) nos queda poner la guinda a una temporada excepcional».

Pascua ha extraído conclusiones de los dos duelos anteriores con el Valencia y llama la atención sobre el potencial de las rivales. «En el primer partido en Maloste empezamos 0-10, fuimos al descanso diez arriba y luego no supimos atar a sus jugadoras. Anna Gómez pudo jugar libremente», recordó la pívot del Lointek. «Ella lleva todo el peso de su equipo, es inteligente y sabe leer los partidos. No supimos pararla. Y también estaba María Pina, que al descanso creo que llevaba dos puntos o cuatro y en el último cuarto nos hizo muchísimo daño».

Las jugadoras del Lointek no ocultan su frustración después de que las cosas se torcieran en aquel primer choque en casa que acabó con victoria visitante. Pero se han cargado de moral después de lo que vino después. «Tuvimos que haber solucionado el primer partido y lo perdimos. Saber que si caíamos en Valencia se acababa todo, nos dio muchísima fuerza para traer de nuevo la eliminatoria a Gernika. Ahora volvemos a estar 0-0, sólo que esta vez ya no existe margen de maniobra. Es una final», concluyó Lucila Pascua.

El plan, «a la perfección»

Aunque la jugadora advierte de que para doblegar a las valencianas el Lointek tendrá que bordar su juego. «Cada partido es un mundo», explicó. «En Valencia controlamos muy bien, sobre todo el último cuarto. Estuvimos mucho tiempo sin anotar, pero ellas también. La clave estuvo otra vez en la defensa y en saber controlar el ritmo. Ahora en Maloste tenemos el factor cancha, pero el que pierda de los dos se va a casa. Y además sabiendo que el juego va a ser el mismo porque ningún equipo cambia de un día para otro. Creo que hay que llevar el plan de partido a la perfección».

Sin embargo, Lucila Pascua no teme en absoluto a la presión que representa el partido. «En Valencia rendimos más como equipo que no tenía nada que perder», recordó. «Pero ahora vamos a contar con todo el apoyo del público. Esperamos que el pabellón se llene hasta arriba, que nos anime muchísimo y nos empuje a la victoria. El público va ser clave y nos dará mucha fuerza».

Porque sólo queda una opción para el Lointek, la victoria que da acceso a las semifinales y el billete europeo, y las jugadoras son conscientes de ello. «A pesar de que en la segunda vuelta (de la Liga) los resultados han sido un poco peores y hemos perdido más partidos, hemos visto cómo el equipo ha seguido vivo», subrayó Lucila. «Ante el Valencia Basket es una buena oportunidad de demostrar que no nos conformamos con lo que hemos hecho y que podemos seguir haciendo más».