El Perfumerías Avenida es una pesadilla

El Perfumerías Avenida es una pesadilla

El Lointek paga muy caro un apagón monumental en el segundo cuarto y se despide de la Copa ante las salmantinas

JOSÉ MANUEL CORTIZAS y JUAN PABLO MARTÍN

El Perfumerías Avenida fue una pesadilla, y el Lointek Gernika puso fin a su actuación en la Copa como nadie quería. Las vizcaínas se despidieron con sabor agridulce. Otra vez. Eran conscientes de la dificultad que supone un gigante del baloncesto, pero por lo menos se quería competir, y tampoco se pudo. Las salmantinas volvieron a pasar el rodillo en la cancha de Mendizorroza de forma inapelable. El apagón en el segundo cuarto fue tan contundente que luego resultó imposible encender al luz. Contra rivales de esta categoría se precisa igualarle en la mayoría de aspectos, y no se estuvo a la altura de las circunstancias. Williams, su principal baluarte, no fue la jugadora contundente de los cuartos de final ante IDK Gipuzkoa. Fue como si hubiera descargado toda su pólvora la primera jornada y este sábado estuviera vacía. Su saldo fue de dos puntos en tiros libres.

74 Perfumerías Avenida

Domínguez (8), Loyd (12), Givens (7), Elonu (10) y Robinson (8) -equipo inicial-; Arrojo (4), Goree, Eldebrink (6), Asurmendi (9), De Souza (8), Gil (2)

46 Lointek Gernika Bizkaia

Banham (10), Williams (2), Nacickaite (4), Roundtree (12) y Berezhynska (5) -equipo inicial-; Díez (6), Vanderwal (2), Mazionyte (3), Pascua, Ariztimuño (2)

Parciales
17-14, 21-3 (38-17), 19-17 (57-34), 17-12 (74-46).
árbitros
De Lucas, Palomo, Espiau. Sin eliminadas.
INCIDENCIAS
Extraordinario ambiente en Mendizorroza, con el ejemplo constante de la marea granate animando a las vizcaínas.

Habían preparado con mimo el choque y los planes eran de todo tipo para plantar cara a las castellano-leonesas, pero todo se fue al traste en los segundos diez minutos. El balón no quiso entrar de ninguna de la maneras. A partir de entonces, las dirigidas por Miguel Ángel Ortega fueron un rodillo. Con el conjunto granate tocado psicológicamente, vivieron una segunda parte demasiado apacible que les vendrá bien de cara a la final de hoy frente a Spar Cityfilf Girona.

Y eso que el Lointek Gernika arrancó el choque con buenas sensaciones. Mario López apostó por Banham como base para ir rotando a las pequeñas y lograr mantener la intensidad. La consigna era mantenerse en el choque sin perder la cabeza, y las gernikarras lo cumplieron. Tuvieron problemas para cerrar la pintura porque sus rivales consiguieron leer bien su propuesta de alternar defensa individual con zona, y las ayudas no llegaron en el momento previsto. Sin embargo, se cerró bien el rebote, algo imprescindible ante rivales de este calibre. En ataque las cosas fueron bastante fluidas. Desde la larga distancia la anotación tuvo un porcentaje destacado (75%). La conexión entre Williams y Roundtree funcionó para que la de Carolina de Norte volviera a ser el pilar de donde salieron los puntos. Pero la de Georgia dio muestras de que tenía el punto de mira desviado desde los primeros compases. Quedaba la esperanza de que recondujera la situación porque el viernes tardó cuatro minutos en encestar, pero esta vez no pudo. A pesar de todo se logró que el Perfumerías Avenida no se distanciara más de tres puntos al cierre del primer parcial.

Se fundieron los plomos

Pero de repente se fundieron los plomos. En el segundo acto las vizcaínas perdieron el partido. Arrancó con un triple de Azurmendi y todos las tentativas que se realizaron durante los primeros minutos fueron agua. Llegó la ansiedad porque veían que el choque se les escapaba de las manos. Las salmantinas, a lo suyo con Robinson y Elonu percutiendo bien. Williams seguía sin encontrarse, y Mario López paró el partido para tratar de evitar el naufragio. Recurrió a Naiara Díez, que había supuesto un revulsivo en el choque anterior. La navarra saltó a cancha y logró los tres únicos puntos de su equipo a falta de poco más de cuatro minutos para el descanso. El marcador reflejaba entonces un 29-17, por lo que quedaba un hilo de vida. Sin embargo, pronto se convirtió en nada porque la nula efectividad mostrada también afectó en el trabajo defensivo. Un triple de Silvia Domínguez permitió que las salmantinas cerraran el cuarto con la veintena de puntos superada. Mientras que sus compañeras se retiraron a los vestuarios, Williams cogió un balón y se quedó sola en la cancha acompañada del técnico Lucas Fernández. No se podía creer lo que le estaba pasando. Lanzó un par de balones que no entraron y tuvo que colocarse a escasos metros de la canasta para encestar. Luego volvió a las cercanías de la línea de tres y tras un par de tentativas logró su objetivo.

Las gernikarras no bajaron los brazos en la segunda mitad, aunque eran conscientes de que resultaba una misión imposible. Al Perfumerías Avenida le bastó con mantener el paso. La segunda tentativa de las gernikarras en la Copa también fue agua en la cancha. No en la grada, porque derrotas así también unen al equipo con su afición. En este caso más.