Una Copa para dejar huella

Las jugadoras del Lointek Gernika posan con sus pinturas de guerra y dispuestas a entrar en la Copa de la Reina haciendo ruido./Maika Salguero
Las jugadoras del Lointek Gernika posan con sus pinturas de guerra y dispuestas a entrar en la Copa de la Reina haciendo ruido. / Maika Salguero

El Lointek Gernika se estrena hoy en el torneo de Vitoria con un derbi ante el IDK Gipuzkoa en el que deberá evidenciar que las bajas no han mermado su juego

JUAN PABLO MARTÍN

Llegó la hora. El Lointek Gernika tiene hoy (19.30 horas) otra cita con la historia. La Copa de la Reina, que se disputa en Vitoria, es el primer título en juego de la temporada y las vizcaínas lo afrontan con la intención de ratificar que son un equipo con aspiraciones a todo. Conscientes de la dificultad que entraña una competición de estas características, pero dispuestas de dejar huella después de la gran campaña que han firmado hasta el momento, y a tratar de mostrar su nueva versión tras las ausencias de dos de los pilares que han sustentado a la plantilla dirigida por Mario López hasta el momento.

La experiencia adquirida a lo largo de los últimos meses, en los que siempre han estado en los puestos punteros de la clasificación de la Liga Dia, y tras hacer historia en la EuroCup, al pasar por primera vez a octavos, tienen que servir de soporte en un torneo en el que el más mínimo descuido se paga muy caro. Es la segunda vez que las de la villa foral afrontan este reto, por lo que también saben que hay que darlo todo en cada encuentro desde el minuto cero para sobrevivir.

Parece superado el bache mental y físico que supuso la eliminación de la competición continental y la marcha de Dietrick, una jugadora que aportó carácter, defensa y muchos puntos. Los fichajes que se realizaron para cubrir su ausencia y la baja de larga duración de Juana Molina, Nacickaite y Banham, han contado con tiempo suficiente para aclimatarse y asimilar los automatismos del tipo de juego que quiere el técnico. En el último partido ya dieron muestras de lo que son capaces y sostuvieron a las granates en su difícil salida a Ferrol, que rompió una racha de dos derrotas consecutivas a domicilio.

El Lointek Gernika se rehizo además de la marcha de Gwathmey, otra de las jugadoras con mejores números. A una semana del inicio de la Copa, decidió bajarse del barco para operarse de las molestias que sufría en un talón. El golpe fue duro, pero para tratar de que las secuelas se noten menos esta semana ha llegado Williams, un alero titular de la WNBA, en la que están depositadas muchas esperanzas para que la circulación y la solidez defensiva vuelvan a ganar enteros y que las vizcaínas vuelvan a parecerse al equipo intenso que fue en el arranque de temporada. La estadounidense apenas ha tenido cuatro días para compactar con sus compañeras, pero es de las que necesita poco para fabricarse sus canastas. Por su calidad, puede ser un buen foco para atraer a las defensas rivales y que sus compañeras dispongan de más opciones para anotar.

Esta será una de las bazas escondidas de las gernikarras de cara al primer choque frente a IDK. El sorteo deparó un derbi en una Copa que alberga tres equipos vascos y que es reflejo de la buena salud por la que atraviesan. Las guipuzcoanas son uno de los pocos rivales que han conseguido superarlas esta temporada en la competición doméstica, pero fue por un punto y en el Josean Gasca.

Las guipuzcoanas forman un bloque sólido en el que todas las jugadoras tienen claro su rol

Construir desde la defensa

Aquello está olvidado y el torneo del k.o. es otra historia. Una competición apetecida por todos, en la que hay que saber gestionar bien la presión de un pabellón lleno, y en la que hay que tener las ideas claras en todo momento. En ese aspecto, la cita continental ha servido a las vizcaínas para adquirir más poso por el nivel que rivales que han tenido y las plazas en las que han jugado.

Esta tarde en Mendizorroza se enfrentan dos estilos diferentes que se conocen a la perfección y cuyos partidos siempre han estados marcador por la igualdad. Las entrenadas por Azu Muguruza forman un bloque sólido con jugadoras que llevan juntas bastantes años y tienen muy claro cuál es su rol dentro de la cancha. Todas sus propuestas pasan por la manos Brkic, base con mucha experiencia encargada de marcar el ritmo del juego. Tampoco se puede descuidar la pintura en la que se mueven Toch Sarr y Weaver, los otros dos referentes, ni a Westbeld, Nystrom o Aduriz, a la que siempre se le ha dado bien el equipo vizcaíno. Las de Mario López buscarán construir desde la defensa para tratar de ser verticales en transiciones rápidas, que es donde más cómodas se encuentran. Humildad y los pies en el suelo, son dos de las consignas que ha marcado Mario López para el arranque copero. Solo se puede pensar en el primer partido. Si lo ganan igualarían su actuación de hace dos años en Girona. Hay ilusión y 250 seguidores en la grada, el escenario ideal para soñar.

Información relacionada