Gernika 56-51 La Seu

El cansancio no frena al Gernika

El cansancio no frena al Gernika
BORJA AGUDO

Saca adelante un pulso trabado y envenenado ante el Cadí en el que ya se nota en físico y mente el peso del cúmulo de partidos seguidos

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZAS

Ganar sin brillo, sin jugar bien, apelando al sufrimiento y a saber dar el golpe de riñón en el momento necesario supone una plusvalía. Son esos éxitos los que más pueden acabar valiendo a lo largo de una temporada que el Lointek ya sabe que le resultará costosa en desgaste con la doble función continental. Entre arranque liguero con jornadas doblas, la previa de la Eurocup Women y su fase de grupos ya en marcha, a las de Maloste se les percibe cierta fatiga física y mental. Nada que achacar. No siempre se mora en un escenario idílico. Así que hasta en una cita afeada por un tanteador bajo y momentos de muy escaso acierto y debilidad reboteadora es un privilegio ganar y mantener el nombre de la villa foral entre los invictos en la Liga Dia.

La puesta en marcha ya resultó peculiar en Maloste, un anticipo de que llegaban curvas. Desde el dos más uno de Vanderwal para abrir el luminoso se activó un impás de cuatro minutos en los que esos tres puntos fueron la única alteración en el marcador. Imprecisiones ante la canasta rival de unas y otras, superioridad de las catalanas en el rebote ofensivo. Cuatro minutos y medio sin más anotación registrada. Lo solucionó un triple de Berezhinska y un robo que su propia autora, Dietrick, culminó entrando hasta la cocina. Ese 5-0 animó el cotarro y el partido se fue a un final de cuarto con margen local (16-11).

56 Gernika

Lointek Gernika Bizkaia: Vanderwal (5), Dietrick (11), Gwathmey (10), Roundtree (6) y Berezhynska (10) -equipo inicial-; Molina (6), Mazyonite (1), Ariztimuño (3), Pascua, Naiara Díaz (4).

51 La Seu

Cadí-La Seu: Yurena Díaz (5), Vilaró (7), Kraker (13), Hempe (9) y Bahí (3) -equipo inicial-; Aijanen (5), Sklepowicz, Etxarri (7), Pujol (2), Richards.

Parciales
16-11, 7-12 (23-23), 19-15 (42-38), 14-13 (56-51).
Árbitros
García León, Domingo, Fernández Carretero. Sin eliminadas.

Los entrenadores estaban tensos. En cuanto Naiara Díaz clavó un triple en la primera posesión del segundo acto Bernat Canut movió a todo su quinteto en pista salvo a Georgina Bahí, la pívot que mantenía entonces el tipo. No era el día de los ataques. Y no precisamente por ser secuestrados por las defensas. Buenas combinaciones, movimientos individuales y llegadas a canasta que sólo abultaban la nómina de errores en bandejas, tiros en suspensión y triples. En más de seis minutos el balance era de 3-5 y la falta de claridad en las acciones rezumaba tics de piernas pesadas y mentes cansadas. No es para menos con el 'tute' que lleva el Lointek.

Las de La Seu lo percibieron, pero tampoco estaban como para fuegos de artificio. Se pusieron por delante (19-21) porque se habían consumido ocho minutos de ese segundo acto y seguía como anotación única y casi olvidada aquel primigenio triple de Díaz. Dietrick, con otra acción de dos más uno relativizó los males hasta provocar que el partido se fuera al intermedio con un paupérrimo marcador. Empate a 23.

Un pulso trabado, sinónimo de peligro, de veneno. No mejoró en la reanudación porque sucedió lo inevitable. Cuando la cabeza no da más de sí la precipitación campa a sus anchas. El acierto no fue una virtud y los tiros librados de Vanderwal no entraban. Dietrick, Roundtree y Gwathmey ponían sus galones al servicio de la causa, pero iba a ser la local Ariztimuño la que realmente subiera el listón de la exigencia y eficacia defensivas. Cada arreón local era contestado por la omnipresencia en la pintura gernikarra de Merrit Hempe, dueña del rebote y exquisita en sus movimientos en el poste bajo para ir facturando en solitario hasta que Vilaró le echó una mano.

Reacción final

Cinco puntos fue lo máximo que estiró la goma el Gernika (40-35) antes de pisar en falso en el inicio del último cuarto. La precipitación y anarquía de Berezhinska emergía como un posible déficit incurable y Mario López trató de darle otro sentido más activo al juego con tres pequeñas (Ariztimuño, Molina y Dietrick) más Roundtree y Pascua. No resultó y el Cadí con una tacada de 1-9 pasó a dominar (43-47). Regresó al parqué la hasta entonces muy discreta pívot ucraniana y con un triple preparó el adelantamiento. Un dos más uno de Gwathmey estableció el empate a 49 y en adelante el Lointek supo jugar sus bazas. Con 54-50 a falta de 2'38 minutos endureció la defensa y una penetración de Roundtree al límite de la penúltima posesión le brindó una visita a la línea de castigo. Anotó uno de los tiros y con 55-51 el Gernika ya tenía garantizada su cuarta victoria. Menos brillante, pero igual de valiosa que las tres anteriores. Sigue invicta la franquicia vizcaína, compartiendo liderato. Y se lo está ganando a pulso.