«Nuestro lema es la ilusión»

Amaia Lezamiz sigue el partido del Lointek ante el Perfumerías Avenida desde la grada./Javier Muñoz
Amaia Lezamiz sigue el partido del Lointek ante el Perfumerías Avenida desde la grada. / Javier Muñoz

La vicepresidenta del Lointek, Amaia Lezamiz, vivió con su hinchada una semifinal que, pese al resultado, confirma la progresión del club en la élite del basket femenino

Javier Muñoz
JAVIER MUÑOZ

Había otra competidora del Gernika este sábado en Mendizorroza. Pero su misión no era taponar a las jugadoras top del Perfumerías Avenida, respaldadas por un publico salmantino ataviado con disfraces de vikingo y de indio de las praderas y provisto de estruendosos bombos. La misión de esa gernikarra, que siguió el duelo mezclada entre las seguidoras y seguidores del Lointek, consistía en dar aliento a las chicas del técnico Mario López. Era Amaia Lezamiz, la vicepresidenta del club vizcaíno, cuyo nerviosismo era palpable en su rostro, a pesar de que la consigna del Lointek era disfrutar como fuese de la semifinal de la Copa de la Reina. Porque llegar ahí era un logro que confirmaba la progresión del club, plantado en el pabellón de Vitoria con un eslogan. 'Ez da magia, ilusioa da'.

Lo cierto es que Amaia se perdió los primeros instantes del partido al tener que solventar unos problemas de acceso de algunos seguidores del Gernika, que en número de 300 volvieron a acudir a Vitoria en autobuses y coches particulares. «Hoy toca ilusión, es nuestro lema», repetía una y otra vez la vicepresidenta, mientras se sentaba en su localidad con el juego iniciado y una algarabía a su alrededor. Bocinas vizcaínas, muchas más que ayer, que al principio derrotaron en decibelios a la hinchada salmantina. «Hoy hacemos más ruido», subrayó la vicepresidenta del Lointek. «Habíamos tratado de no hacer demasiado entre semana, de que todo fuese normal, para evitar el bajón de una decepción».

Pero Amaia estaba al partido. Interrumpió su parlamento, levantó los brazos y prorrumpió en un «¡Willi, Willi!», dedicado a Courtney Williams, la gran esperanza del equipo gernikarra tras su gran actuación en cuartos ante el IDK Gipuzkoa. Por desgracia no estaba teniendo su día, aunque lo que importaba era el conjunto. «Esto que ves (por las jugadoras en la cancha jugando una semifinal) es el resultado de las horas sin sueño de Mario López», destacó la directiva vizcaína, señalando al técnico del Lointek y lamentanado que haya tenido que afrontar la marcha de varias jugadoras, lo que ha traído consigo altibajos en el rendimiento del grupo.

«Somos un equipo tan pequeño...», destacó Amaia, para levantarse a continuación y, orgullosa y con los brazos en alto, levantar el ánimo de la grada, y eso que el Perfumerías se había puesto claramente por delante (27-14) . Comenzaba el desierto para el Lointek, un panorama que no mejoró en todo el partido. «Espero que no hagan sangre», se desesperó Amaia, pero luego bromeó: «Al Perfumería no le tenían que dejar jugar».

No había decepción por el resultado adverso, sino realismo, y cuando salió Naiara Díaz la posibilidad de un milagro asomó en los semblantes de la hinchada granate (el color de las camisetas de los seguidores de Bizkaia). Anotó la navarra y entonces la vicepresidenta le dijo al periodista: «Tú quieto aquí, que nos das suerte», desatando la carcajada general.

En realidad, las miradas apuntaban a Courtney, que no había anotado al final del segundo cuarto y permaneció en el descanso en la cancha, muy inquieta, ensayando en compañía del segundo entrenador del Lointek, Txutxi Solar. ¿Qué le pasa a Willi?, se preguntaban algunos aficionados. «Si lo supiéramos», respondió una amiga de Amaia Lezamiz, sentada junto a ella. Era la hora del bocadillo, de rumiar una posible remontada en el marcador, que estaba 38-17. «La palabra de hoy es competir», sentenció, sin perder la esperanza, Amaia.

Un calco de otra Copa

Pero no podía ser. Por lo menos ayer no. «Ganar hubiera sido magia, pero lo de ahí abajo (la gente de la grada) es ilusión», reiteró la vicepresidenta con el 57-34. Ella veía en la semifinal de Mendizorroza casi un calco de otra Copa de la Reina que el Lointek disputó hace un par de años, con otro formato y en la que también cayó ante el Perfumerías. «Entonces les habíamos ganado en Liga y se dijeron a sí mismas que no les volveríamos a ganar«, recordó Amaia, que, volviendo al presente, apuntó otro detalle sobre salmantinas, ya muy alejadas en el tanteador. «El entrenador del Perfumerías vio a Courtney ante el IDK Gipuzkoa y seguro que tomó nota de hasta cómo pisaba», comentó.

No había que lamentarse. Los bombos siguieron retumbando, los cánticos no cesaron y, pese al resultado, el Lointek y su gente demostraron que son un equipo consolidado en Bizkaia, con cuerda para rato. Y que allí donde van reina siempre el buen ambiente.