Eurobasket femenino

España engrandece su leyenda con la reválida del título de Europa

La capitana de la selección española, Laia Palau, levantando el trofeo en el Belgrado Arena./EFE
La capitana de la selección española, Laia Palau, levantando el trofeo en el Belgrado Arena. / EFE

La selección arrolla a Francia con otra exhibición de baloncesto para conquistar su cuarto oro continental

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

España engrandeció este domingo su leyenda con la reválida del título de Europa. Ese hito no lo había conseguido nadie en la historia salvo la Unión Soviética, que lo logró por última vez en 1991, dos años antes de que la selección nacional estrenase su palmarés continental, ahora ya enriquecido por cuatro oros, gracias a la mejor generación que ha dado el baloncesto femenino español, que encadena siete medallas en grandes competiciones y se ha encargado de marcar una época memorable, culminada de momento por nueve metales en los diez últimos Eurobasket y tres coronas en cuatro ediciones.

Una hazaña extraordinaria de una selección que, dirigida por Lucas Mondelo, ya es eterna, y que en otra exhibición de talento, sacrificio, ambición y juego colectivo volvió a arrollar a Francia en la final, añadiendo a su carácter irreductible un genial baloncesto, relanzado por el esfuerzo defensivo y la contundencia ofensiva, como el que ofreció, sobre todo, en un primer cuarto espectacular. Ese período fue el que abrió el camino a su nuevo éxito, jalonado de forma muy brillante, lo que tiene aún más mérito tras el sufrimiento padecido en semifinales ante la anfitriona.

Bajo el lema de 'Queremos más' llegó la enorme selección española al Eurobasket de Letonia y Serbia y no frenó hasta cumplir los tres desafíos que se propuso, la clasificación para el Preolímpico del próximo mes de febrero, el pase a la lucha por las medallas y, el que era el más complicado y parecía casi inalcanzable, repetir título europeo en un campeonato con tantísimas pretendientes, y más aún, con las ausencias de Alba Torrens y Sancho Lyttle. Sin embargo, todas las jugadoras dieron un paso adelante y fueron Marta Xargay (23 puntos, con 5 de 8 en triples, cuatro asistencias y tres rebotes para 28 de valoración) y Astou Ndour (MVP del Europeo, aunque más apagada en la final) quienes en el campeonato han tomado con galones los relevos de quienes habían sido catalogadas de insustituibles en una España que no es una selección, sino un verdadero equipo. Una vez más España, también liderada en el partido decisivo por las veteranas Laia Palau y Silvia Domínguez, y por la guerrera Laura Nicholls, salió a disfrutar a la pista para demostrar de nuevo ante Francia su poderío, superioridad y mentalidad ganadora.

86 España

Palau (12), Cruz (6), Xargay (23), Nicholls (6) y Ndour (4) -quinteto inicial-. Domínguez (13), Gil (9), Ouviña (9), Abalde (-), Casas (2), Pina (2) y Vilaró (-).

66 Francia

Epoupa (4), Johannes (7), Ayayi (7), Miyem (11) y Gruda (18) -quinteto inicial-. Badiane (-), Hartley (17), Bankole (-), Chartereau (-), Chevaugeon (2), Rupert (-) y Fauthoux (-).

parciales
32-21, 18-15, 20-20 y 16-10.
Árbitras
Juras (Serbia), Forsberg (Dinamarca) y Yalman (Turquía). Eliminada: Jonannes.
incidencias
Final del Eurobasket Letonia y Serbia 2019, disputado en el Belgrado Arena.

El físico de la selección gala no impidió que esta inconformista España, habituada a subir al podio todos los veranos desde 2013, se encaramase de nuevo a lo más alto también en Belgrado, donde culminó un campeonato fantástico. Rodeado de dudas en la primera fase en Riga pero contundente y muy sólido en las eliminatorias en la capital serbia, coronadas con otra demostración de baloncesto coral, de garra y presión defensiva y en esta ocasión encabezado una vez más por la atrevida y certera Marta Xargay, que con tres triples consecutivos en un primer cuarto increíble de España se encargó de dar el primer golpe a un equipo galo que no dejó de sufrir ante la intensidad, concentración y derroche de virtudes de España.

Una campeona sin apenas fisuras que siempre responde y se toma cada competición como una cita en la que sólo se plantea divertirse y jugar como bloque. Y cuando algunas no está acertadas, siempre aparecen otras para dar un paso al frente, como las del banquillo (Laura Gil firmó 22 de valoración), para que España no sólo no se resienta, sino que siga creciendo, con un equilibrio tremendo en defensa y ataque, como evidenció ante Francia, a la que llegó a dominar en sus mejores momentos por 18 puntos (67-49 y 74-56), aunque la ventaja aumentaría hasta los 23 (82-59) a menos de cuatro minutos para el final.

Quiso demostrar España desde el pitido inicial quién era la campeona y la mejor selección del mundo, sólo superada por Estados Unidos. Así, después de encajar una canasta, comenzó a abrir un camino imparable hacia la gloria, relanzada por un acierto increíble, con 4 de 5 en tiros de dos y 3 de 3 en triples -todos de Xargay- en los cuatro minutos iniciales, para cerrar el importantísimio primer cuarto con un 6 de 8 triples en lanzamientos lejanos. Así empezó a forjarse otra hazaña.

Garbajosa: «Si alguien lo podía hacer eran ellas»

Jorge Garbajosa, presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB), ensalzó el triunfo de la selección femenina y no dudó en afirmar que «si alguien lo podía hacer eran ellas». «Han ganado con una solvencia que hace que se me acaben los adjetivos. Sólo las digo que gracias por todo lo que hacen por el baloncesto y el deporte español», dijo Garbajosa en TVE.

El máximo dirigente de la FEB destacó las dificultades con las que se han topado las jugadoras a lo largo de la competición. «Han sufrido durante todo el torneo porque ha habido mucho contacto físico y más con las ausencias que teníamos», reconoció.

También habló el presidente del liderazgo de Lucas Mondelo. «Siempre digo que las jugadoras son las que salen a jugar, pero Lucas es el comandante perfecto, tanto en lo táctico como en lo anímico», subrayó Garbajosa.