Atletismo

Semenya desafía a la IAAF en su 'última' carrera

Semenya desafía a la IAAF en su 'última' carrera
EFE

La sudafricana gana sin récord del mundo en la Diamond League de Doha, a cinco días de entrar en vigor la norma que le obligará a medicarse para seguir compitiendo ante mujeres

MIGUEL OLMEDA

«A veces la mejor reacción es no reaccionar», rezaba el Twitter de Caster Semenya momentos después de que el TAS pusiera patas arriba su carrera el 1 de mayo. El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) en Lausana acababa de dar la razón a la IAAF en la mayor polémica del atletismo en los últimos años: las mujeres con niveles de testosterona en sangre superiores a 5 nanomoles por litro no podrán competir en las pruebas de entre 400 metros y la milla, haciendo especial hincapié en los 800 metros. Precisamente, la distancia en la que Semenya ha ganado todas las carreras desde 2016.

Pero a pesar de lo que indicaba en su mensaje, la atleta sudafricana sí que pensaba reaccionar. Iba a hacerlo de la manera que mejor sabe: sobre el tartán. A falta de apenas 24 horas para que comenzase la Diamond League de Doha, Semenya se inscribió en el 800, el último antes de que el próximo 8 de mayo entre en vigor la norma de la IAAF que le obligará a medicarse para seguir compitiendo ante mujeres. ¿Batiría el legendario récord del mundo de Kratochvílová?

Al menos, Semenya saltó al Khalifa Stadium de Doha con esa intención. La liebre cumplió con lo pactado en el paso por el 400 a 56.50 (56.66, de hecho), y a partir de ahí la doble campeona olímpica tomó el mando de la carrera. Ni Francine Niyonsaba -otra atleta afectada por la nueva norma- ni Ajee Wilson aparecían en su retrovisor. Quemando metros, el público jaleaba a la sudafricana, que se ha ganado el apoyo de la afición tras el dictamen del TAS. El crono corría y se vislumbraba un marca histórica... Aunque el récord mundial se difuminaba a cada zancada.

Al final, 1:54.99, que mejora en más de un segundo la mejor marca realizada jamás en el mitin de Doha y se convierte en la cuarta marca de Semenya por debajo de 1:55. Claro que sólo otras seis mujeres en la historia han corrido alguna vez mejorando ese registro. La última Pamela Jelimo en 2008. Únicamente la keniana lo logró tantas veces como Semenya, que ganó en el Khalifa Stadium con casi tres segundos sobre Niyonsaba y casi cuatro sobre Wilson. Un auténtico golpe sobre la mesa para despedirse del trono mundial del mediofondo. «No temas fallar; teme estar en el mismo lugar que hoy dentro de un año», decía en Twitter Semenya antes del mitin. Ahora empieza la carrera más dura de su vida, y no le tiene miedo.