Amaia Martioda elabora un pequeño pastel casero rico en proteínas para recargar las pilas tras la práctica de ejercicio