Ainhoa y Andere tienen más de anfibio que de humano