Olatz Legarza: «Las mujeres deportistas están reivindicando su espacio»

Olatz Legarza, coordinadora de Basqueteam/Basqueteam
Olatz Legarza, coordinadora de Basqueteam / Basqueteam

Para la coordinadora de la Fundación Basqueteam tan importante es la beca económica como el apoyo y acompañamiento a la persona deportista

M.VARGAS

La fundación Basqueteam ha cumplido ya una década con el objetivo de dotar de recursos a los deportistas vascos no profesionales, para facilitar su participación en las más altas competiciones. Con la mirada puesta en la próxima cita olímpica de Tokio 2020, la coordinadora Olatz Legarza reconoce que las mujeres deportistas ya empiezan a tener un papel relevante en el alto nivel competitivo.

- ¿Cómo selecciona la fundación a los y las deportistas?

- Deben estar empadronados en Euskadi y acreditar ciertos resultados. Anualmente convocamos las becas y siempre dependen de los resultados deportivos del año anterior. La cantidad es de 11.000 euros en el caso de modalidad olímpica y 9.000 no olímpica. El deporte adaptado también está integrado. Las becas son muy exigentes porque el deporte de alto nivel también lo es, estamos hablando de deportistas que están entre los 8, 16 ó 32 mejores del mundo.

- Pero, el acompañamiento de Basqueteam no es solo ecónomico..

- Una vez que acceden a esa beca y entran a formar parte del equipo de Basqueteam tienen acceso a otros servicios, como el CPT, centro de perfeccionamiento técnico, con profesionales de alto nivel y servicio médico. Pero la fundación también tiene un interés por cuidar a las personas.

«Si una deportista no ha podido competir por ser madre, dispondrá de la beca en su totalidad»

- Además, de la tecnificación, ¿en qué aspectos se puede ayudar al deportista?

- Va en función de la edad y del momento vital de cada deportista. Cuando se da el salto al alto nivel son muy jóvenes. En ese proceso se plantean si estudiar o no, y después el tema de la inserción laboral es una de las grandes preocupaciones. No esperamos al momento de la retirada, sino que le acompañamos a planificarse. No podemos garantizar el futuro, pero sí poner recursos para que la persona siga vinculada al ámbito académico o a través de convenios con empresas que faciliten esa transición.

- ¿La fundación tiene establecido algún criterio de paridad?

- No. Nuestro objetivo es que quien cumple los requisitos accede a las becas. Pero sí es cierto, que en 2018 ha habido igualdad entre hombres y mujeres. Y en 2019, es muy probable que haya más chicas.

- ¿Es una evidencia del buen momento del deporte femenino?

- Sí, está en un auge. Porque además de los éxitos que se están consiguiendo, percibo un empoderamiento. Las mujeres deportistas están reivindicando su espacio.

- ¿La maternidad sigue siendo la asignatura pendiente de abordar en el deporte?

- Sí, porque es muy complicado decidir el mejor momento. A veces no se puede planificar, y de repente surge en mitad de un ciclo olímpico. En la fundación analizamos los motivos por los que una deportista no ha tenido buenos resultados para obtener la beca. Y si el motivo ha sido la maternidad, esa deportista dispondrá de la beca en su totalidad.

«El hecho de tener esas ayudas económicas da cierta seguridad al deportista y alarga la vida en el alto nivel»

-¿Cuáles son los deportes con más representación en Basqueteam?

-Históricamente la fundación tenía unos deportes estratégicos, por su bagaje en Euskadi y porque se preveía que eran deportes con más opciones de éxito. Por ejemplo, el balonmano femenino, el hockey hierba femenino, el piragüismo eslalon y el ciclismo en pista.

- Los Juegos Olímpicos son la máxima aspiración de cualquier deportista. Desde que nació Basqueteam ya ha habido tres citas: Pekin (2008), Londres (2012) y Río (2016). ¿Detecta una evolución?

- Sí, pero nuestro grado de madurez también es diferente. El hecho de tener esas ayudas económicas da cierta seguridad al deportista y alarga la vida en el alto nivel. Como Ander Elosegi, que va a ir a sus cuartos juegos olímpicos. Tienen más estabilidad y psicológicamente les ayuda a seguir, aunque tengan más edad o hayan formado una familia.

- En su página web, tienen un contador con los días que quedan para Tokio 2020. ¿Qué objetivos se marca la fundación?

- Una de las mayores quejas de las deportistas es que siempre llegamos tarde. El ámbito de Basqueteam es el alto nivel y eso quiere decir que los pasos previos ya se han dado. Pero suele haber un espacio de tiempo en el que el deportista percibe que no hay nadie ayudándole y eso a la larga repercute en el alto nivel. Por eso, desde Río hemos empezado a trabajar con algunas federaciones vascas.

- ¿En qué se basa este proyecto?

- Hemos hecho una selección de aquellos deportes que pueden tener más oportunidades: piragüismo, surf, remo, balonmano, ciclismo, escalada, karate y badminton. Hay algunos deportistas que tienen opciones para 2020 y otros para 2024. Damos una ayuda económica de 30.000 euros, que va enfocada a una progresión. Y en la medida que vayan evolucionando podrán acceder a la beca Basqueteam.

«No tenemos ninguna mujer presidiendo una federación vasca, así que queda camino por recorrer»

- La filosofía de la fundación es ayudar a deportistas no profesionales, pero ahora se está reivindicando la profesionalidad en muchas disciplinas. ¿Qué opina?

- Estamos en esa reflexión porque es un tema complicado de abordar. Vemos la situación en la que está el deporte minoritario profesional, pero también necesitamos obtener recursos y lo profesional es lo que más eco tiene. La marca debe expandirse, pero con el objetivo de visibilizar al deportista minoritario para que le ayude a conseguir patrocinios.

-Si en la práctica deportiva la tendencia es a la igualdad, ¿en otros ámbitos que rodean al deporte sucede lo mismo?

- No, sigue habiendo una brecha. Se ha evolucionado, pero en espacios del día a día hay mucho que trabajar. Estamos respetando la igualdad en cuanto a formas, pero no a nivel de contenido. Hay que trabajar desde las federaciones y desde el deporte escolar. No tenemos ninguna mujer presidiendo una federación vasca, así que queda camino por recorrer.

Objetivo: Tokio 2020
Olatz Legarza con Maialen Chourraut / Basqueteam

Queda poco más de un año para la próxima cita olímpica: Tokio 2020 y la ilusión crece día a día en el seno de Basqueteam. «A Río fueron 25 deportistas cuando, por demografía, deberían haber ido 18, y para Tokio nos corresponden 13, que creo que superaremos», reconoce Olatz Legarza. En los pasados juegos de Río, las mujeres españolas consiguieron más medallas que los hombres y la disciplina que más éxito tuvo fue el piragüismo. Circunstancias que se dan en una de las deportistas Basqueteam: Maialen Chourraut, oro en Río. «En 2019 hay muchas pruebas clasificatorias, y creo que tenemos muchas opciones en modalidades que van a ser olímpicas como el surf, la escalada o el karate», augura Legarza.