Paleta femenina

Madre e hija sin rivales en La Blanca

María y Aroa felices tras conseguir alzarse con el triunfo. /F.A.P.
María y Aroa felices tras conseguir alzarse con el triunfo. / F.A.P.

La pareja formada por María Sáez Arzamendi y Aroa Torres se adjudica el Torneo 'Green Capital' en Los Fueros

EL CORREO

Partidazo y bomba final en el decisivo del Torneo 'Green Capital' de paleta femenina. La pareja formada por María Saéz Arzamendi y su hija Aroa Torres han ido superando obstáculos y quitándose de en medio a todas las contrarias para alzarse con el triunfo en el frontón de las Fueros, en pleno día de La Blanca. En el encuentro decisivo disputado en la mañana del lunes llegaron a empatar a 13 con el dúo de Iradi Pérez de Arriluzea y Ane Murga, pero desde ahí despegaron su vuelo hasta firmar un triunfo cómodo por 20 tantos a 14.

Y eso que sus rivales habían comenzado mejor y mucho más acertadas, dominando la salida y gozando de una ventaja de hasta 5 y 6 tantos. La última, cuando el marcador reflejaba un 9-13 a favor de quienes luego terminarían por claudicar.

El ritmo, a pesar de las pelotas –las de tenis ralentizan la velocidad- era frenético, muchas veces de aire y siempre con peloteos largos y atractivos. El acierto de Arriluzea y la seriedad de Murga decantaban la final de su lado, pero conforme las ventajas se reducían fueron también perdiendo la paciencia y por tanto la puntería.

Madre e hija posando con los trofeos al término del partido.
Madre e hija posando con los trofeos al término del partido. / F.A.P.

Enfrente, María, la madre, tiraba de serenidad, mientras que su hija hacía gala de una gran dosis de calma y tranquilidad, lo que les permitió no irse nunca del partido pese a que el inicio no pintaba nada bien. Pero llegó un momento en el que a Ane se le han amontonaron cinco pelotas en la pared izquierda, donde tan segura se muestra siempre, e Iradi no fue capaz de romper la calma de una joven contraria que ha sido la revelación del torneo.

Estreno juntas

Primero le dieron la vuelta al marcador, para después irse fugazmente, casi sin darse cuenta, ante unas rivales sorprendidas por el buen rendimiento de las contrarias. Victoria épica de madre e hija, celebrada con emoción por toda la familia allí presente. Y es que su estreno juntas, el de dos mujeres que aman la pelota y que ya encadenaban triunfos por separado, no ha podido salir mejor. Hace unos días ya aseguraban a EL CORREO estar muy ilusionadas por compartir frontón y partido.

Por delante de este partido se jugó otro, la final individual en categoría promesa. Se repitió la tónica y quien mejor empezó, en este caso Uxue Álvarez de Arcaya, con ventajas a favor, no se llevó el trofeo, sino que fue Irati Amor, después de saber esperar su oportunidad, imponiéndose por 20 tantos a 11.