Waterpolo

El Lautada femenino comienza a acoplarse a la competición

El Lautada femenino comienza a acoplarse a la competición

Su entrenadora Ona Pérez percibe una evolución en el equipo, que ya ha conseguido su primera victoria en Primera Senior de Euskal Herria

M. VARGAS

Ha tenido que llegar la cuarta jornada para que el joven equipo Waterpolo Lautada haya conseguido su primera victoria tras su regreso a la competición este año. Las chicas del único equipo de waterpolo de Álava lograron un merecido triunfo frente al consolidado club burgalés de Castellae en Mendizorrotza.

Los inicios no han sido fáciles para el conjunto vitoriano, que ha conseguido una plaza en la Primera División Senior Femenina de Euskal Herria. «Cuesta hacerse a la categoría y más cuando el resto de equipos llevan años en la liga», comenta su entrenadora, Ona Pérez.

Aun así, la que fuera jugadora del Bidasoa durante los últimos cinco años, considera que «se está viendo una evolución. Y aunque no hayamos ganado otros partidos, las chicas han luchado y han buscado siempre el triunfo».

No obstante, el Waterpolo Lautada está formado por jugadoras muy jóvenes que tienen margen de mejora, tanto en cuanto a mentalidad como a técnica. «Llevamos solo dos meses y nuestro punto débil es aún el manejo del balón. Además, tenemos que trabajar la responsabilidad ante el rival, porque solo se nota cuando las contrarias son mucho más fuertes», analiza Pérez.

El próximo partido de las jugadoras vitorianas será de nuevo en Mendizorrotza frente al Urbat, de Eibar. Un encuentro que se prevé competido «porque algunas han sido compañeras mías y seguro que habrá pique», admite la preparadora.

Aunque la circunstancia de jugar en casa puede ser un punto a favor de las vitorianas. «Nos sentimos más a gusto porque nuestra piscina es más grande que las de los rivales».

En busca de cantera

Ona Pérez ha asumido el reto de entrenar al Waterpolo Lautada con mucha ilusión. «Me ficharon para conseguir un equipo femenino y ahora nos tenemos que consolidar».

El club alavés también pretende fomentar la práctica de este deporte y para ello ha organizado un campus de Navidad para niños y niñas de entre 6 y 14 años. «Les animo a que lo prueben porque el waterpolo mezcla todo lo que más le gusta a los niños: el agua, el balón y amigos», resume Ona.