El karate al KO posiciona a las deportistas alavesas en la élite internacional

Eider Cardeñosa, Irantzu García de Garayo y Aiala García en su club, el Fitness Gasteiz, donde entrenan./Igor Martín
Eider Cardeñosa, Irantzu García de Garayo y Aiala García en su club, el Fitness Gasteiz, donde entrenan. / Igor Martín

Eider Cardeñosa, Irantzu García de Garayo y Aiala García lideran el equipo femenino del club vitoriano Fitness Gasteiz

M. VARGAS

Las próximas olimpiadas de Tokio 2020 van a incorporar nuevas disciplinas, entre ellas, el karate. Un arte marcial que cuenta con muchos aficionados en España, donde recientemente se ha clebrado el Campeonato del Mundo que coronó a Sandra Sánchez como campeona mundial de katas. La karateka de Talavera ya se ha hecho con una plaza para unos juegos olímpicos.

Pero el karate es un deporte que cuenta con muchos estilos, cada uno con sus características y connotaciones. Por ello, la Federación Mundial de Karate ha unificado las reglas de competición, que son las aceptadas en Tokio 2020. «No existe contacto en los combates. Se intenta marcar puntos antes que el adversario, pero sin hacerle daño. Y luego está la kata, que es el trabajo técnico», explica Ángel Vizuete, instructor del Fitness Gasteiz y preparador de su hermano Jagoba, único karateca vasco becado por la Fundación Basqueteam.

«El karate olímpico requiere control y estrategia y el kyokushinkai prima la potencia y la resistencia» Ángel vizuete

En este gimnasio vitoriano se practican las dos modalidades más populares de karate: al punto, que es el reconocido como olímpico, y kyokushinkai, que es de contacto pleno, sin protecciones y más conocido como karate al KO «Tenemos alumnos que acuden a los campeonatos oficiales de la federación, pero queremos conservar las raíces de nuestro estilo y por eso también asistimos a las competiciones paralelas del KO», explica Vizuete, quien considera que los dos estilos son compatibles, aunque requieren entrenamientos diferentes. «En el karate olímpico se precisa control, velocidad, reflejos y estrategia. Y en el kyokushinkai se enfatiza el contacto pleno, por lo que prima el físico, la fuerza, la potencia y la resistencia».

Kyokushinkai femenino

Es en esta modalidad donde ha surgido una generación femenina que está cosechando éxitos en los últimos campeonatos internacionales. «En nuestras clases hay igualdad, pero en el equipo de competición destacan las chicas. Tenemos muchas medallistas europeas en karate al KO y a las más jóvenes las están empezando a tomar como referentes», aclara Ángel Vizuete. «Cuando hay disciplina y compromiso, los resultados salen», insiste el instructor.

Eider Cardeñosa, Irantzu García de Garayo y Aiala García.
Eider Cardeñosa, Irantzu García de Garayo y Aiala García. / Igor Martín

En un momento en que se había producido un vacío generacional, motivado por la baja de varias deportistas, coincidieron hace cuatro años varias chicas para crear el equipo femenino de competición, que está consiguiendo revitalizar este deporte en las categorías inferiores. Sus éxitos sirven de ejemplo para las más jóvenes, pero además ellas mismas también son instructoras. Es el caso de Irantzu García de Garayo, subcampeona de Europa de kyokushinkai, campeona de Euskadi en karate al punto, estudiante de IVEF y entrenadora.

«Me gusta complementar las dos modalidades. El contacto me da el espíritu y el karate al punto, la técnica» irantZu garcía de garayo

A sus 20 años Irantzu practica las dos modalidades de karate «porque ambas me dan algo que necesito. El del contacto me da el espíritu y el de al punto, la técnica». Aunque en determinados momentos se le planteen situaciones que le hagan elegir: «Me coincidía el campeonato de España al punto, al que iba con la selección de Euskadi, y el Europeo de contacto puro». La karateka optó por acudir a Budapest y se trajo la medalla de plata en la modalidad de kumite sub 21 de menos de 60 kilos de peso.

No obstante, el caso de esta vitoriana no es muy común, porque para los dos estilos se requieren cualidades diferentes. «Me gusta complementarlos y estar en los dos muy activa». García de Garayo también imparte clases de ambas modalidades «y a medida que los niños y niñas avanzan ya se decantarán por una, dependiendo de sus capacidades».

Medallas y disciplina

Aiala García también compatibiliza sus estudios de trabajo social, con las competiciones y con sus clases como instructora en el Fitness Gasteiz. Durante los últimos cinco años ha sido campeona de España de contacto y hace dos consiguió el bronce en el Campeonato de Europa. Desde que vio a su hermano practicar karate, Aiala también quiso probarlo. «A los 18 años hice mis últimos combates de karate al punto y a partir de ahí me decanté por el KO». Aunque solo tiene 25 años, Aiala es la mayor del grupo y, aunque ella no lo perciba así, ejerce como capitana. «Somos una generación de éxito, hemos logrado un buen conjunto y así es fácil motivarse».

El karate le ha dado varias medallas, pero la campeona de España agradece, sobre todo, lo que le ha aportado este deporte en el ámbito personal. «Reconozco que soy una persona muy vaga, y en pocas cosas me esfuerzo tanto como el karate. Desde pequeña me han inculcado la disciplina, pero cuando vas creciendo, te das cuenta de lo que es retarse a una misma. Cuando veo un objetivo difícil, me digo a mí misma que tengo que aguantar y no rendirme, aunque no pueda más».

En la misma sintonía se encuentra Eider Cardeñosa, que admite haberse privado de muchas cosas, para poder estar al máximo nivel. Y la recompensa ha llegado, ya que ha conseguido una plaza para el Mundial, que se celebrará en otoño de 2019 en Japón. Eider es la única española clasificada para este campeonato al que acuden las ocho mejores karatekas europeas del KO.

«Somos una generación de éxito, hemos logrado un buen conjunto y así es fácil motivarse» aiala garcía

Y todo ello, al mismo tiempo que trabaja en un centro de menores como trabajadora social y completa su formación con estudios de educación social. «Empecé con karate al punto, recuerda, pero siempre he sido bastante torpe y no se me daba bien la técnica. Prefiero el KO, por el simple hecho de aguantar», admite Eider. De hecho, esta perseverancia es la que le ha llevado a ganar varios trofeos por su esfuerzo y sacrificio:«Los guardo con cariño. Es un reconocimiento que no se hace en otros deportes».

Las tres karatekas alavesas: Aiala, Eider e Irantzu.
Las tres karatekas alavesas: Aiala, Eider e Irantzu. / Igor Martín

En karate también hay distinción de pesos en la competición, lo que evita a las tres karatekas alavesas enfrentarse entre ellas. Aunque también la báscula se convierte en un quebradero de cabeza a la hora de afrontar un combate. «He estado tres años en menos de 50 kilos, pero tenía que hacer una dieta muy estricta por lo que me he pasado a menos de 55», reconoce Eider Cardeñosa. «Cuesta mantener la cifra exacta, ya que también pesa el músculo, pero cuido mi alimentación. Si no, es imposible». Irantzu García de Garayo, que compite en menos de 60 kilos, admite también su esfuerzo. «Hay chicas que lo llevan bien, pero otras tenemos que hacer dieta para estar en nuestro peso».

«Cuesta mantener el peso exacto, pero cuido mi alimentación. Si no, es imposible» eider cardeñosa

El reto más próximo del equipo femenino del Fitness Gasteiz es el Campeonato de España que se celebra en el mes de marzo, donde se enfrentarán a las karatekas de Valencia, las rivales más fuertes en el ámbito nacional. A nivel internacional, en los países del Este está muy extendido el karate, con potencias como Lituania o Bulgaria. «A veces, una competidora mediocre de allí nos da una paliza, porque tienen un nivel muy avanzado», aseguran las tres alavesas.

Futuro en el Yin-Yang

Otro de los clubes con más trayectoria en Vitoria es el gimnasio Yin-Yang. Para la instructora Naroa Lezkano las nuevas generaciones están demostrando que tienen un futuro prometedor «Tenemos un amplísimo grupo de niños y niñas que vienen pisando muy fuerte. Estamos convencidos de que llegarán muy alto porque tienen grandes referentes». Así, la joven Ana Santiso acaba de regresar con una medalla de bronce del campeonato de Europa en kata junior, en su primera participación en una competición internacional. El Yin Yang también es el gimnasio de entrenamiento de algunas karatekas como la georgiana Maria Pureliani o las guipuzcoanas Leire Valor y Diana Cantero en la modalidad de combate con contacto pleno, o Milena Latorre en kumite al punto.