«Álava necesitaba un torneo internacional»

Lucía Nalda posa en la pista central de La Peña Vitoriana durante el torneo Pochín. /IGOR AIZPURU
Lucía Nalda posa en la pista central de La Peña Vitoriana durante el torneo Pochín. / IGOR AIZPURU

Lucía Nalda lleva 18 años al frente de la Federación Alavesa de Tenis y suspira por un campeonato de alto nivel masculino

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

Lucía Nalda tiene 72 años. Riojana de nacimiento, alavesa de adopción, lleva 18 años como presidenta de la Federación Alavesa de Tenis. Es una de las grandes desconocidas, de un deporte que tiene más afición que federados. Solo 400 en Álava, con un 30 por ciento de mujeres. Tras la exitosa celebración del World Tennis Tour Vitoria-Gasteiz, la ilusión por ver crecer este deporte ha aumentado. La ciudad ya tiene su evento internacional. Hace falta darle continuidad.

–¿Le hacía falta a Álava un torneo internacional como el World Tennis Tour Vitoria-Gasteiz?

–Sí, sin duda. Me he quedado maravillada de cómo han jugado estas chicas, algunas son niñas con 14 o 15 años. Esto va a dar más fuerza al tenis y será un impulso. Tengo que felicitar a La Peña Vitoriana por el gran esfuerzo que han hecho en organizar un torneo ITF. El tenis alavés sale muy beneficiado porque en estos últimos días ha tomado todo el protagonismo, con mucha repercusión e interés en medios de comunicación. Entrar dentro de los torneos de la federación internacional y con puntos WTA es un gran atractivo. Anteriormente, se celebró el Torneo Virgen Blanca y el José María Ortega, Pochín, y también han tenido un buen nivel de tenis. Necesitábamos un evento de alto nivel, como lo tienen el triatlón con el Ironman, el maratón Martín Fiz o la Final four de baloncesto.

–Después de este ITF femenino, se piensa ya en uno masculino. ¿Lo ve factible?

–Lo que veo es que se necesitaría mucho dinero. No sé si la Diputación o las instituciones apostarían también por un torneo internacional masculino. Sería lo ideal para el crecimiento de nuestro deporte, porque el escaparate, sin duda, es fantástico. Vitoria se ha puesto en la órbita internacional y eso tiene mucho mérito.

–¿Faltan referentes de élite para enganchar más?

–Es complicado. Desde luego que Nadal es el gran referente mundial para chicos y chicas. En Álava, el tenis es diferente. En Bizkaia o Gipuzkoa se vive de otra manera. Hay más tradición, más clubes, y mueven más gente. Aquí tenemos escuelas, con dos clubes de referencia en Vitoria como son Mendizorroza y La Peña Vitoriana, estuvo Jakintza del Estadio pero desapareció, aunque ahora quieren volver con un club de reciente creación denominado TEG. Y en la provincia, hay clubes en Amurrio, Llodio y Lantarón. Nos falta una escuela de élite para poder crecer. Las ayudas instituciones no contemplan la élite y sí la iniciación. Llega un momento en que las escuelas no dan para más. Por eso, la gente que despunta se va a centros de alto rendimiento, a Barcelona principalmente.

"En Álava nos falta una escuela de élite para poder crecer"

–¿Considera que faltan más federados o instalaciones?

–Una cosa va de la mano con la otra. Tenemos unos 400 federados, con un porcentaje muy desequilibrado del 70 por ciento masculino y 30 por ciento femenino. En escuelas se equilibra, pero a la hora de jugar torneos, a las mujeres les cuesta más, no sé si por el gran respeto a la pista, porque una cosa es entrenar y otra competir. Tenemos 23 pistas, con 6 cerradas en Mendizorroza, 2 en La Peña y 2 en el Estadio, pero harían falta más dada la climatología que tenemos. Y mejorar las instalaciones de la provincia.

"Disciplina y jugar mucho"

–¿El tenis es para personas con alto nivel económico o es un estigma de este deporte?

–Es un estigma del pasado. Las cosas han cambiado. Cualquier deporte cuesta dinero. Como cualquier otra modalidad, te tiene que gustar, tener disciplina, entrenar y jugar mucho. Yo no lo veo de pijos. Pero ahora la gente juega a todos los deportes. Hay raquetas asequibles por 50 o 60 euros. Eso a estos niveles amateur o aficionado, creo que se lo puede permitir cualquier familia. Otra cosa es el alto rendimiento. Ahí está claro que tienes que tener una familia con dinero para poder costear muchos gastos, clases en los mejores clubes, entrenadores, desplazamientos, viajes, compaginarlos con estudios. Si formas parte de la federación española, esos gastos se suavizan. Y luego está la opción de ir a Estados Unidos y a través de una formación universitaria poder encarrilar la vida deportiva.

–¿Una escuela de alto rendimiento en Euskadi cambiaría las cosas?

–Ya se habló con la ampliación de San Mamés de crear unas pistas, pero aquello no cuajó, así que los jóvenes valores deben marcharse. El ejemplo más claro es el de la guipuzcoana Ane Mintegi, que con 14 años se tuvo que ir a Barcelona. Son niñas y eso es un esfuerzo muy grande. Pero es su ilusión y luchan por ello.