Añorga 1-1 Alavés

Un punto para acercarse al 'play-off'

El once albiazul./Alavés
El once albiazul. / Alavés

El Alavés no puede ganar en Añorga, pero aumenta su ventaja con el segundo

Jon Aroca
JON AROCA

No pudo aprovechar completamente el Alavés la derrota del Eibar del sábado. Las albiazules sumaron un valioso punto en un campo complicado como Rezola, y aventajan ya en cuatro al conjunto armero, ahora también empatado con Osasuna. Ambos se enfrentarán la próxima jornada, en Tajonar.

En un encuentro marcado por las dimensiones del terreno de juego -notablemente estrecho, con sólo 45 metros de ancho-, Basarrate formó con un once formado por varias de las jugadoras más habituales. Mery volvió a la punta de ataque acompañada en banda por Ane Miren y Alexia. Esta última, aunque saliendo desde el banquillo, había estado especialmente acertada cara a portería en las últimas jornadas.

Fue otra de las novedades, Maia, la que marcó el único tanto albiazul, que no llegó hasta el minuto 82, pero que por el rival y el contexto tiene un valor considerable. Porque menos de diez minutos antes se había adelantado el Añorga por medio de Ceci tras un despiste visitante. Aunque algo irregular, las donostiarras son un equipo fiable en casa. Sólo Eibar y Osasuna, dos de los equipos punteros, además del San Ignacio, han conseguido llevarse la victoria de Rezola. En la primera parte el Añorga mandó el balón al palo, y en los compases finales las albiazules tuvieron una buena oportunidad para marcar el segundo gol.

«Muy disputado»

El técnico albiazul, Joseba Basarrate, lamentó no haber podido sacar los tres puntos, pero apeló a mirar «con perspectiva» el empate. «La semana que viene juega Osasuna contra Eibar, así que si ganamos nosotros el punto de hoy será bueno», desgranó. Sobre el partido, «muy disputado», reconoció que se desarrolló como esperaba. «En el juego posicional es muy difícil atacarles, creo que el empate es justo, aunque hemos podido ganar», explicó.

Con cuatro puntos de ventaja con el segundo y tercero y sólo seis jornadas por delante, el panorama para las vitorianas es prometedor. En un guiño del calendario jugarán sus dos próximos partidos en casa, contra Pradejón y Bizkerre, que no se juegan nada. Tras ellos viajarán a casa de un Atlético Revellín que sólo ha sumado seis puntos y que encadena dos duras goleadas. Si vencen en los tres encuentros tendrán mucho ganado, como explicó Basarrate. Todo como preámbulo de un final de temporada con enfrentamientos contra Athletic B, en Ibaia, y Osasuna, en Tajonar, a donde las albiazules esperan llegar con el primer puesto bajo el brazo. No pudo redondear la jornada perfecta el Alavés, pero logró en un campo muy difícil un punto que le acerca un poco más al objetivo del 'play-off'.

Temas

Fútbol