Alavés Gloriosas - Añorga

«Es un partido marcado en rojo»

Ane Miren conduce ante dos jugadoras del Añorga en el encuentro de la primera vuelta./Blanca Castillo
Ane Miren conduce ante dos jugadoras del Añorga en el encuentro de la primera vuelta. / Blanca Castillo

El Alavés Gloriosas se enfrenta hoy al Añorga, quinto, en un duelo condicionado por el peculiar campo

Jon Aroca
JON AROCA

Con siete jornadas para el final de la temporada regular, cada partido es una final para el Alavés Gloriosas, que busca asegurar su plaza en play off. Después de la sufrida victoria de la semana pasada en Ibaia contra el San Ignacio, las albiazules afrontarán este domingo otro reto de nivel en casa del Añorga guipuzcoano (Rezola, 17 horas), quinto clasificado.

No sólo por el nivel del rival, el primero tras el grupo de cabeza -Alavés, Eibar, Osasuna y Athletic B-, sino por lo perculiar del terreno de juego. Con 45 metros de ancho, Rezola es un campo extraordinariamente estrecho. Mendizorroza, por ejemplo, llega hasta los 68 metros. Ibaia se mueve en una cifra similar.

Eso es algo que condiciona de manera sensible el juego de cualquier equipo, pero especialmente el albiazul, que se construye en buena parte tras aprovechar el juego por las bandas. «Es un partido muy distinto al resto. Al ser un campo tan estrecho hay muchas caídas y se suele apretar más. Habrá que estar atentas porque se juega a un deporte casi diferente», avisó el entrenador albiazul, Joseba Basarrate, en la previa del encuentro.

Pero no sólo por eso será un partido «marcado en rojo hace tiempo», sino también por la posibilidad de asestar un golpe casi definitivo a la clasificación. Las Gloriosas arrancarán el encuentro conocedoras del resultado del partido del Eibar, que cayó ante el filial del Athletic (0-1). Tras la derrota armera, las albiazules podrían aumentar su ventaja de forma casi definitiva y afrontar sus dos próximos encuentros, ambos en casa, con un extra de moral. «Es un partido en el que una victoria nos multiplicaría la confianza», desgranó Basarrate.

El técnico alavesista tiene la baja segura de la japonesa Tomi, lesionada en la rodilla y que deberá permanecer todavía apartada varios partidos más. La vitoriana Sara Tazo, en la fase final de la recuperación de un esguince de tobillo, es duda, mientras que Laura Berezo, que se perdió por enfermedad el anterior duelo, ha evolucionado favorablemente y es posible que pueda estar para el choque.

Así, Basarrate podrá formar con sus jugadoras más habituales contra un rival que intenta apurar sus casi remotas opciones de ser uno de los cuatro mejores quintos que accedan a la futura Primera B. Con 26 puntos, tres más que Bizkerre y Aurrera, están lejos de los números que alcanzan los conjuntos del resto de grupos.

El Aurrera recibe el Mulier

Este domingo también disputa su encuentro el Aurrera, que recibe en Olaranbe al Mulier navarro (11:30 horas). Las de Asier Santamaría han sumado una victoria en los últimos seis partidos. Así, quieren reaccionar en Olaranbe, donde han mostrado un rendimiento irregular durante toda la temporada.

El Mulier, antepenúltimo con 16 puntos, parece un rival propicio para remontar el vuelo en casa. El conjunto navarro ha caído en seis de los nueve encuentros a domicilio, donde no gana desde finales de enero. En la primera vuelta, las rojillas ya lograron imponerse al Mulier por 2-4.