Las Gloriosas quieren sorprender a un Barcelona B invicto en casa

Las Gloriosas quieren sorprender a un Barcelona B invicto en casa
BLANCA CASTILLO

Jon Aroca
JON AROCA

Vuelven las Gloriosas tras el parón de selecciones. Han tenido dos semanas para recuperarse y afinar conceptos y afrontar en la quinta jornada de competición uno de los retos más complicados del curso. Las albiazules viajan a Barcelona para enfrentarse a un filial blaugrana (Ciudad Deportiva Joan Gamper, 12 horas) que está llamado a formar en el grupo de cabeza.

El parón ha tenido, además, un efecto terapéutico. El empate contra el Eibar dejó un peaje nefasto en el apartado físico. Tanto Emma como Ainhoa tuvieron que retirarse lesionadas de la rodilla. La primera impresión no era buena. Las pruebas definitivas sepultaron el optimismo de los primeros tests y dieron el peor diagnóstico: rotura del ligamento cruzado anterior. Quirófano y varios meses de baja para dos jugadoras importantes.

«Fue un mazazo. Emma es un pilar y Ainhoa estaba cogiendo ritmo», resume en la previa el técnico Joseba Basarrate. Dos ausencias que se palian, al menos un poco, con el retorno al equipo de Alba. La centrocampista había estado ausente en los primeros encuentros por problemas físicos y podrá debutar. No estará la central Kay Spiazzi, con molestias musculares.

Ha habido tiempo para preparar un partido de gran exigencia. El Barcelona B suma nueve puntos, dos más que las albiazules. Aunque llega después de encajar su primera derrota del curso. Sumaba pleno de puntos, pero en la pasada jornada, el Racing, que era colista, las derrotó con un claro 3-0. «El año pasado ibas a casa del colista y ganabas 0-5. Este año vas y te vas con 3-0. Estuve viendo el partido y el Racing ganó bien», avisa Basarrate.

Duelo por la posesión

En cualquier caso, es un equipo que ha ganado los dos partidos que ha jugado en casa. Una escuadra que sigue los principios estilísticos de la entidad blaugrana. «Es un filial con mucho talento y mucha juventud», recuerda el preparador albiazul. De hecho, tres de sus jugadoras -Jana , Aida y Paula- estuvieron la semana pasada con la selección española sub-19 que jugó en Islandia.

No será fácil para el Alavés dominar el encuentro. Las locales, al igual que las albiazules, se sienten cómodas cuando pueden mover el balón. Buena parte de las opciones vitorianas dependerán de su rendimiento cuando la posesión sea del Barcelona. Las vitorianas cuentan con herramientas suficientes para poder imponerse. «Nosotras vamos a intentar explotar nuestras armas. Tenemos más veteranía y saber estar. También nuestro fútbol, que no tiene por qué distar mucho del suyo», sentencia Basarrate.

Temas

Fútbol