Seis expulsadas por una pelea a puñetazos en la WNBA

Seis expulsadas por una pelea a puñetazos en la WNBA

Brittney Griner, MVP de la Final Four de la Euroliga, golpea y persigue por el campo a la debutante Kristine Anigwe, con la que ya se había enfrentado otras veces esta temporada

Sergio Eguía
SERGIO EGUÍA

Ángel y demonio. Brittney Griner es más variable que la temperatura en el agosto vasco. Es una de las mejores jugadoras de baloncesto del mundo. Fue la MVP de la Final Four de la Euroliga. Campeona con el Ekaterimburgo de Miguel Méndez, en una final en la que lesionó a Breanna Stewart, máxima rival por el título, indiscutiblemente la mejor del mundo, que lideraba al Dynamo de Kursk de Lucas Mondelo. Fue un lance del juego. Cosas que pasan. La neoyorquina pisó a la pívot tejana, que se acercó demasiado para puntear un tiro abierto.

Griner es una de las pocas jugadoras capaz de machacar durante un partido. Es una superestrella. El tipo de deportista que mueve a los niños y niñas a querer ser como ella. En el partido que nos ocupa, el duelo -nunca mejor cicho- entre las Phoenix Suns de Griner y Taurasi y las Dallas Wings, la interior machacó el aro por segunda vez en una temporada que no está siendo buena para las de Arizona. Están al borde de quedar fuera del play off. Diana Taurasi, lesionada, solo ha podido jugar un partido en toda la liga. Estaba en el banquillo. De hecho fue una de las expulsadas. Otro síntoma de los nervios que se viven en la franquicia.

Con el partido igualado, en el último cuarto, las Wings realizan un lanzamiento triple. en principio todo muy limpio. En la zona, se dan grasilla para conseguir una buena posición de rebote. Griner y Anigwe bailan, entrelazan los brazos, quedan atrapadas y la debutante, que es de Phoenix y estaba muy motivada por jugar en su ciudad natal, se zafa rozando la cara de Griner con el codo.

Persecución por el campo

Ésta se vuelve loca. Se gira y sin tiempo para nada lanza el primer puñetazo a la cara de su rival. No la alcanza bien porque Anigwe, que sabía lo que había hecho, empezó a correr antes de que llegara la tejana. No la salvó. Griner empieza a perseguirla con el brazo en alto, como Ruiz Mateos seguía a Boyer, pero sin gracia. Los árbitros tratan de placarla. Imposible. Está desatada. Tal es el barriobajero espectáculo que las jugadoras del banquillo de ambos equipos saltan al campo.

Quedaban seis minutos y medio para el final. La Suns ganaban por poco. Ahí lo tiraron. Tras ver la repetición en la televisión, el árbitro principal toma el micrófono y anuncia la lista de expulsadas: Griner y Anigwe, lógicamente y otras dos por bando. Briann January y Diana Taurasi entre las locales; Kayla Thornton y Kaela Davis por las visitantes. Las Suns terminan por perder por poco.

Tampoco quedó ahí. A la espera de las sanciones, que se esperan ejemplares, Taurasi declaró que volvería a comportase exactamente igual si se repitiera el altercado. La entrenadora de Phoenix acusó a Anigwe de haber comportado así en otras ocasiones durante partidos anteriores y culpó a los árbitros por no controlarla.