Livia López, presidenta del Araski

«Entre todos hemos puesto el listón muy alto»

Livia López tiene claro que gracias a esta Copa va a haber gente que se va a enganchar al baloncesto femenino./Igor Martín
Livia López tiene claro que gracias a esta Copa va a haber gente que se va a enganchar al baloncesto femenino. / Igor Martín

Cree que la organización de la Copa de la Reina en Vitoria ha conseguido el objetivo propuesto de «dejar huella en el baloncesto femenino»

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

Livia Lopez (Bilbao, 1979) hace balance de una Copa de la Reina que ha superado las expectativas. En cuanto a seguimiento mediático, organización, asistencia y nivel deportivo. La presidenta del Araski es consciente del paso hacia adelante que se ha dado para el bien del baloncesto femenino y no duda de que ha servido para reclutar más aficionados para la Liga. Con la necesidad de volver a la normalidad, confiesa que el camino sigue en lo deportivo y que el siguiente objetivo bonito para el primer equipo será entrar en el 'play off' por el título.

–Después de todas las felicitaciones públicas por la organización de la Copa, ¿existe también algo de autocrítica en su balance?

–Creo que entre todos hemos puesto el listón muy alto. Nos habíamos propuesto que fuese una Copa que dejase huella por el bien del baloncesto femenino fundamentalmente, y es indudable que lo hemos conseguido. ¡Claro que hay autocrítica! Siempre hay un montón de detalles que, seguramente, si mañana tuviéramos que empezar de nuevo, los cambiaríamos. Tenemos que estar muy contentos todos los que hemos sido partícipes de este evento, desde instituciones, federación española, vasca, alavesa, voluntarios, medios de comunicación, empresas de servicios. Es el momento de felicitarnos entre todos porque el éxito es fruto de ese trabajo colaborativo. Quiero agradecer todas las felicitaciones públicas de los propios equipos implicados.

–Se habló de que iba a significar un punto de inflexión, por tanto, ¿ahora qué?

–Buff. Aún no he tenido tiempo para pensarlo. Por un lado, una vuelta a la normalidad. Toca descansar, sentarnos un poco y, con calma y naturalidad, seguir el camino. Si me preguntas por el primer equipo, está claro que la liga sigue y que tenemos bonitos objetivos, como confirmar la permanencia y después intentar meternos en play off.

–Se ha rozado el lleno en Mendizorroza, ¿se lo imagina así en los partidos de Araski?

–Ya firmaba. Ha sido espectacular el aspecto del pabellón lleno. Lo que sí tengo claro es que gracias a esta Copa va a haber gente que se va a enganchar al baloncesto femenino. Era uno de los objetivos. No creo que nadie se haya ido indiferente. Tiempo al tiempo. Hace dos años estábamos en Mendizorroza una media de 200 o 300 personas viendo la liga y esta temporada hemos superado las 1.000 personas en varios partidos. Nada cambia del blanco al negro, pero es un sembrar para ir recogiendo. En ese aspecto, esta Copa será un antes y un después.

«Lo pasé muy mal, hasta físicamente, por la tensión; no por mí, por la afición por la ilusión generada...» Derrota en cuartos de final

–¿Sufrió con la eliminatoria en cuartos de su equipo?

–Muchísimo. Lo pasé muy mal. Hasta físicamente, por la tensión que acumulé. Veía las cosas tan bien pero demasiado pronto y efectivamente, al final tuvimos que encajar la derrota. Pero ya no es sufrir por mí, es más por las jugadoras, por la afición, por toda la ilusión que se había generado. Pero lo piensas fríamente y sabes que es el pan nuestro de cada día en el deporte. Ganar o perder. De las derrotas es de lo que más aprendes y te ayuda a valorar las cosas buenas.

–¿Ayuda o aburre que la final haya sido, de nuevo, entre los dos más grandes, Perfumerías Avenida y Spar Citylift Girona?

–Todo tiene su parte positiva y su negativa. Esta es la realidad de nuestra liga, sobre el papel, son los dos equipos que están por encima del resto. En ese aspecto no hay discusión. Pero dice en favor del resto de clubes de la liga que cada vez estamos un poco más cerca. Donde antes era imposible, ahora hay un pequeño resquicio para la sorpresa, aunque en esta Copa no se haya dado ninguna. Antes era impensable. Es cierto que con un título en juego es muy complicado, pero en la liga, ya hemos visto que incluso entre ellos la diferencia ya no es apenas visible y están al mismo nivel. No olvidemos lo que sufrió Girona ante Araski en Fontajau. Y otros equipos que están haciendo las cosas muy bien y van dando pasos en cuanto a su nivel competitivo. Eso es un aliciente más para las aficiones.

«Nada cambia del blanco al negro, pero es un sembrar para ir recogiendo; es un antes y un después» Mejorar la visibilidad

–Respecto al espectáculo que han dado las aficiones, la de Vitoria ha vuelto a ser ejemplar.

–Han estado de diez. En ningún momento tuve la duda de que a pesar de que Araski cayera derrotado seguirían estando en el pabellón. Es gente a la que les gusta el baloncesto. Pero quiero transmitirles todos los halagos que me han llegado, y el valor de ser un factor determinante en la animación de Mendizorroza, porque han estado todos los días al pie del cañón ofreciendo espectáculo y dando colorido, además de todo el valor humano por haber sido nexo de unión entre otras aficiones. Mi profundo agradecimiento a toda la marea verde 'araskizale'.