Laura Pardo: «Siempre pretendo sumar para el equipo»

Laura Pardo reconoce que «no entiende Araski y su filosofía sin Made Urieta». /JESÚS ANDRADE
Laura Pardo reconoce que «no entiende Araski y su filosofía sin Made Urieta». / JESÚS ANDRADE

La capitana del Araski cumplirá su octava temporada en el club, en el que ve un nuevo proyecto «que genera ilusión»

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

Laura Pardo (Vitoria, 1989) cumplirá su octava temporada en Araski. La capitana está viviendo los años de esplendor de su club, con el que espera seguir asentando el proyecto en la élite del baloncesto nacional. Fiel a la filosofía y esencia de la entidad, la vitoriana representa un ejemplo a seguir por las jugadoras de cantera que ven en ella la posibilidad de llegar a lo más alto con trabajo y esfuerzo. Su inteligencia y su aportación, es un plus tanto dentro como fuera de la pista. Esta temporada volverá a sentirse profesional tras aparcar su vida laboral.

-¿Qué podemos esperar del nuevo proyecto de Araski?

-Sobre todo, está generando mucha ilusión. Los dos nuevos fichajes son de primer nivel, tanto María Asurmendi como Tania Pérez. A María la conozco personalmente, es una excelente persona, una gran jugadora, y he compartido con ella grandes momentos en la Selección de Euskadi. Con Tania me he enfrentado y su forma de juego se adapta perfectamente a la filosofía de Araski.

-¿Podríamos decir que será un equipo de autor, con una apuesta por jugadoras vascas y nacionales?

-A mí me parece una buena idea. Siempre se ha dicho que las jugadoras nacionales competimos muy bien. Me ilusiona mucho porque sé que vamos a hacer piña en el vestuario y será muy importante para funcionar como equipo.

-¿Será una cuarta temporada en Liga femenina de consolidación o con objetivos más ambiciosos?

-Debemos ser realistas. El nivel ha subido muchísimo y la próxima campaña apunta a que dará otro paso más. Se empiezan a anunciar grandes fichajes y a conformar super equipos. Creo que Valencia va a ser uno de los clubes que va a aspirar a todo. Nosotras debemos seguir con nuestra filosofía, es decir, permanencia, y luego lo que venga será un regalo. Sé que se empieza a generar expectación sobre la nueva plantilla y eso es bueno porque significa que la gente tiene ganas de baloncesto femenino. Pero ni somos favoritas de nada, ni vamos a aspirar a títulos. Queremos hacer una gran temporada, ser competitivas y disfrutar jugando a baloncesto. Te diría que Araski está cómodo en esta liga femenina, pero no olvidemos que somos unas recién llegadas.

-Con perspectiva, ¿podemos hacer un balance objetivo de la pasada temporada?

-Te diría que ha sido muy bueno. Jugar la Copa de la Reina, como anfitriones, y disputar el play-off, por segunda vez en la historia del club en liga femenina, es como para sentirse más que satisfechas. Debemos contextualizar, considerar que solo llevamos tres años en la élite, y que somos un club humilde. No podemos pedir más. La liga es muy competitiva. Es un exitazo.

«Diría que Araski está cómodo en esta liga femenina pero no olvidemos que somos un recién llegadas»

-¿Cómo se ha sentido en su primera temporada como profesional a tiempo completo?

-Muy positivo. Al principio fue dedicación absoluta, aunque en los últimos meses también he empezado a estudiar. Está claro que cuando trabajaba y jugaba al baloncesto no me daba la vida. Este año he llegado más fresca, he podido entrenar mejor, viajar, descansar. Se ha notado en mi rendimiento en pista. Físicamente, he llegado mejor. Tenía claro que era un tren que no podía dejar escapar porque quería experimentar lo de ser profesional. Este año, lo compatibilizaré con estudios, ya que lo he retomado para presentarme a algunas oposiciones. Ya sabes que del baloncesto no viviremos en un futuro.

«Una jugadora de la casa»

-¿Se siente reconocida tras hacerse oficial su renovación en lo que será su octava temporada en Araski?

-Me cuesta mucho recibir halagos, la verdad. Me sigo considerando una jugadora de la casa, humilde y con un rol muy concreto que creo, cumplo. Aun así, como soy tan exigente siempre pienso que puedo dar más.

-¿Qué espera dar al equipo esta temporada?

-Tengo 29 años y no creo que renueve mucho mi forma de jugar (risas). Doy lo que doy y pretendo sumar siempre para el equipo. Es cierto que físicamente me cuesta, porque en la posición de cinco, mis pares siempre me superan en altura y kilos, pero intento ayudar leyendo el juego, buscando la mejor opción para otra compañera y saber lo que el equipo necesita.

-¿Entendería este Araski sin Made Urieta en el banquillo?

-No se entiende Araski y su filosofía sin Made. Ha crecido con el proyecto Araski, como algunas jugadoras de casa. La conocéis y sabéis la energía que imprime en sus equipos, con unas señas de identidad muy claras. No me la imagino en otro club, pero su trayectoria no pasa desapercibida, por eso, está en el cuerpo técnico de la Selección Española absoluta. Un premio y reconocimiento a su trabajo. Nos sentimos muy orgullosas de ella.