Los números que explican el play off del Araski

La entrenadora del Araski dando órdenes a las suyas ante el Girona, su rival en el play off. /IGOR MARTÍN
La entrenadora del Araski dando órdenes a las suyas ante el Girona, su rival en el play off. / IGOR MARTÍN

El conjunto alavés ha superado a clubes con mayor presupuesto para meterse en la pelea por el título por segunda vez en tres campañas

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZVitoria

La histórica clasificación del Araski para disputar el play off por el título de liga por segunda vez en sus tres temporadas en la élite del baloncesto femenino tiene varios nombres propiosdentro de los números que arroja el primer equipo tras las 26 jornadas disputadas. El premio de alargar la campaña, sin duda, es un extraordinario escaparate para jugadoras que han completado un curso de matrícula de honor. Ese galardón, y con todos los honores, lo merece la americana Ariel Edwards, máxima anotadora de la liga regular con 17,7 puntos. En su cuarta temporada en España, Araski ha sido el equipo que la ha encumbrado con un papel protagonista. La de Nueva York es, además, la quinta jugadora más valorada con 15,31, un apartado que encabeza la pívot Mariam Coulibaly y la sexta que más minutos ha disputado con un promedio de 32'57 minutos. La paraguaya Paola Ferrari es la que más tiempo ha permanecido de media en pista, con más de 35 minutos por partido.

Algo tiene el equipo de Made Urieta para superar a escuadras con más presupuesto y nombres. Sin ir más lejos, Al-Qázeres es sinónimo de fracaso, tras apostar por la pareja Ferrari-Ocete para quedarse fuera del play off. Gran parte de sus dificultades han pasado por el rebote, con un promedio de 30,6 capturas, siendo el peor. Pero como dice el refrán, a grandes males, grandes remedios, con buenos porcentajes desde el tiro libre 71,7 % o con un control de pérdidas razonable, 13,3 por encuentro. A pesar de anotar 61,8 puntos, tampoco ha permitido encajar mucho con una media de 67,7. No son cifras que destaquen en casi nada, pero que han permitido al Araski estar entre los ocho primeros prácticamente durante toda la temporada.

A partir de enero, el equipo cambió su estructura. La marcha de Romina Ciappina y Maja Vucurovic y la llegada de Binta Drammeh ofrece otro tipo de alternativas en el juego, con más amenaza exterior. La sueca, en sus 13 jornadas con la camiseta verde, ha dejado una huella en la liga española que no pasará desapercibida para clubes más poderosos económicamente. Además de ser la máxima reboteadora del equipo vitoriano en porcentaje, 6 capturas por partido y la undécima de la competición, repite posición como anotadora con 13,3 puntos, y también ha sido la décima recuperadora con 1,6.

Su presencia en el equipo ha sido decisiva en positivo y también ha lastrado el rendimiento de Natalie Van Den Adel. La holandesa, con una segunda parte del campeonato bastante gris, no ha sido la jugadora referente que fue al inicio de la campaña. A pesar de sus altibajos, sus 8,6 puntos por choque le colocan como la tercera referencia ofensiva. Otra mención merece la base Izaskun García, de más a menos en la temporada. Lideró el apartado de asistencias en el inicio del curso. A pesar de algún bajón en su juego, finaliza en el top 10 con 3,76 de promedio, por detrás de la líder Anna Gómez, la jugadora del Valencia Basket con 6,12.

Siete victorias en casa

De las diez victorias que ha logrado Rpk Araski , siete han sido en Mendizorroza y solo tres fuera de casa, lo que explica la dificultad de vencer en esta liga. Con claros y oscuros, la séptima plaza mejora sustancialmente la décima del pasado año. Esta temporada, con presencia en la Copa de la Reina y play off, se sigue el camino iniciado hace dos ejercicios en el debut en Liga Femenina, donde se llegó a semifinales de ambas competiciones.

Las de Urieta deben afrontar ahora un cruce ante Spar Citylift Girona de mucha altura, contra un claro aspirante al título liguero y habitual en las competiciones europeas. El primer paso será este miércoles en Fontajau (19:30 horas). El Araski ha cumplido con creces durante esta temporada y ahora se trata de intentar competir ante un adversario, a priori, muy superior.