Araski

Made Urieta, creadora de sueños

La técnico del Araski dando instrucciones a sus jugadoras en un partido. /RAFA GUTIÉRREZ
La técnico del Araski dando instrucciones a sus jugadoras en un partido. / RAFA GUTIÉRREZ

La entrenadora del Araski forma parte del cuerpo técnico de la selección que disputa desde mañana el Eurobasket

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

El mar le evoca la pausa que encuentra en sus momentos de reflexión, donde borda los sueños que en algún momento permitió inventar. Con el paso del tiempo, su frase de cabecera, 'Crea un sueño, cree en él y haz que sucede', es fiel a toda su trayectoria.

Madelen Urieta es una mujer que no deja indiferente. Su entorno más cercano habla de una Made cercana y con un gran sentido del humor. Su círculo de amistades se coció a fuego lento en el entorno del baloncesto, el hábitat natural donde esta alavesa nacida en Amurrio e hija única de Iñaki y Edurne, ha sabido encontrarse.

Desde sus primeras canastas como una pívot generosa en el Aurrera y posteriormente Abaroa, hasta sus inicios dando instrucciones desde la banda, en 2001. La vocación movió montañas y Mahoma fue a esa montaña, donde una pizarra y decenas de sistemas, dibujan el baloncesto de la entrenadora del Araski, dinámico, alegre, con un patrón básico basado en el control del rebote y la transición rápida. Esta diseñadora gráfica, a punto estuvo de iniciar sus estudios de psicología, pero prefirió aplicarla de una manera más doméstica a su método. Porque Urieta tiene un estilo propio, inconfundible, un sello que ya se exporta y que constituye la filosofía de un club cincelado a su imagen y semejanza, la misma que su otro 50 por ciento, su prima y alter ego Livia López, presidenta de la entidad.

Cuando nadie creyó, ella puso más dosis de fe para hacer de una fase de ascenso en Cáceres el principio de todo con un grupo de jugadoras de casa, una expresión que también es santo y seña. Con el Araski en Liga Femenina desde 2015, Urieta ha sabido explotar sus armas de mujer para convencer a sus jugadoras de que cuando se quiere, se puede. Porque para ella, «el éxito no se mide por el resultado final», aunque ha sido capaz de tender todos los puentes para lograr metas impensables. Dos Copas de la Reina, dos presencias en el play-off por el título avalan el trabajo de una entrenadora, reconocida por sus propios compañeros en 2016 cuando recibió el premio a la mejor entrenadora del año. Los reconocimientos en vida.

Profeta en su tierra

En contra de comulgar con la autocomplaciencia, su ambición es ilimitada. No conoce el descanso, y sus veranos tras siete meses de una corta liga femenina los ha dedicado a formarse con las categorías menores de la selección española. Su incorporación al cuerpo técnico de la selección nacional absoluta de Lucas Mondelo para disputar desde mañana el Eurobasket de Letonia y Serbia ha sido el enésimo reconocimiento a una trayectoria que aún debe dar más.

No conoce el descanso. Dedica los veranos a formarse en las categorías inferiores de la selección española

Quienes temieron por su continuidad en Vitoria, despejaron dudas cuando Urieta decidió quedarse donde se siente querida y en casa. Porque el Araski es hogar para el baloncesto femenino alavés. Urieta es entrenadora por derecho y por deber. Porque nunca podrá agradecer todo lo que el baloncesto ha aportado en su vida. Tanto como el agradecimiento de quienes soñaron en alguna ocasión recuperar la élite femenina perdida hace más de 25 años.

Con Urieta, se pone en valor el talento del label alavés. No es cuestión de ser más papista que el Papa. Sino de constatar que la fuga de cerebros también se ha dado en Vitoria ante la ceguera de muchos por no considerar las capacidades de los Pablo Laso, Ibon Navarro o Roberto Íñiguez de Heredia.

Ser entrenador es una profesión de riesgo. Ser entrenadora aún tiene otra vuelta de tuerca más. Profeta en su tierra, dirigirá al Araski en su cuarta temporada en Liga Femenina para seguir creando sueños.