Entrenadora del Araski

Made Urieta: «Hay que aprovechar que no vamos a tener presión»

Made Urieta: «Hay que aprovechar que no vamos a tener presión»

Destaca que pedirá a sus jugadoras ser «valientes» en la Copa de la Reina de Vitoria y piensa que ganar al Cadí La Seu sería «dar la sorpresa»

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

Made Urieta afronta su segunda Copa de la Reina en su tercer año en la Liga Femenina. El bagaje no puede ser mejor y más cuando Araski lo hace como anfitrión. Con perspectiva y a falta de más de un mes para que arranca el torneo, la entrenadora alavesa analiza al rival en cuartos Cadí La Seu y cómo puede llegar a esta cita su equipo, a priori 'cenicienta' de los ocho.

-¿Le gusta Cadí La Seu como rival de cuartos de la Copa de la Reina?

-No hay rival fácil. Está claro que los cabeza de serie son cuatro equipazos de mucho nivel. Cadí La Seu es el equipo revelación de la liga, con un baloncesto muy bonito y dinámico. Se nota que tiene jugadoras con experiencia y, además, se conocen muy bien entre ellas porque llevan jugando juntas dos años. Pero creo que a un partido todo puede pasar. Vamos a salir a darlo todo y desplegar nuestro mejor juego. Tenemos la experiencia del partido de Liga, cuando jugamos en San Andrés y vimos que es un rival al que si le dejas hace mucho daño. Tenemos que tener el recuerdo de ese partido, saber dónde les hicimos daño nosotras para poder explotarlo y aprovechar el apoyo de Mendizorroza con nuestro público.

-¿Les puede beneficiar el tener tan cercano ese partido de liga con aquella dura derrota?

-No lo sé. Intentaremos no cometer los mismos errores. Desde luego que va a haber muchas cosas que hicimos mal y que intentaremos corregir. Fue un partido duro porque nos hicieron mucho daño con las lecturas de la ventaja, se fueron por encima de los 20 puntos de diferencia en fases del choque, así que debemos ser conscientes de la dificultad del rival. Está claro que no es Perfumerías Avenida o Girona, pero es un equipazo.

-De semifinales ni hablamos ¿no?

-(Risas). No, no. Casi me pilla lejos aún la Copa y estoy pensando más en el partido que tenemos este sábado contra Ferrol que es importantísimo. En un torneo tan corto, lo más natural es pensar en el día. Lo bueno que tiene la Copa es que se pueden dar sorpresas y en este caso la sorpresa sería que Araski venciera a Cadí La Seu.

Trabajo físico para llegar bien

-Son anfitrionas, pero ¿prefieren ir de equipo cenicienta para quitarse presión?

-De antemano no hay presión. No somos favoritas sino todo lo contrario y tenemos que aprovecharnos de eso para hacer un buen resultado y un buen partido. Quiero que mis jugadoras no jueguen con ansiedad, sino con valentía.

-¿Es más complicado preparar a un equipo para un torneo corto como la Copa de la Reina?

-A mí me encanta. Es un torneo precioso, una competición muy bonita, con partidos muy disputados. Los pequeños detalles son los que marcan la diferencia. A nivel físico ya estamos empezando un trabajo encaminado a llegar en las mejores condiciones a la Copa. Antes tenemos ese pequeño repecho liguero, con tres jornadas durísimas antes los tres grandes, Perfumerías Avenida, Girona y Lointek Gernika. Esos equipos nos van a preparar también para la Copa.

-¿Cómo ve el resto de cruces?

-Estará muy apretado el derbi vasco, con el precedente en liga de la victoria de IDK Gipuzkoa ante Lointek Gernika. Perfumerías Avenida contra Cáceres va a ser muy interesante y duro porque las extremeñas no tienen nada que perder y tienen a jugadoras muy experimentadas y con mucho talento. El Girona-Valencia será un gran partido y el nuestro que seguro que va a ser muy competido. El nivel este año es altísimo como se está demostrando en la liga. La Copa de la Reina con ocho equipos que aspiran a llevarse el primer título de la temporada promete mucho espectáculo.

-¿Qué les dice a los que aseguran que Araski no está bien esta temporada?

-Pues que no estoy de acuerdo. Una cosa son los resultados y otra la realidad. El equipo está bien, trabajando bien. Lo demostramos en otro día en Lugo, con 30 minutos de altísimo nivel de baloncesto y con una victoria que, aunque costó al final, es un triunfo a domicilio de mucho valor porque ganar fuera de casa es dificilísimo. Esta liga es más complicada de lo que parece. Tenemos un grupo humano extraordinario y eso es fundamental.

-Grupo del que se ha desvinculado Maja Vucurovic ¿Les ha pillado de sorpresa?

-La decisión ha sido de Maja. Ella quería más minutos y en Araski no los estaba encontrado. Es una jugadora muy profesional, ha entrenado muy bien, pero quizás su posición estaba bien cubierta con Ariel y ambas en pista eran incompatibles. Venía a ser importante para el equipo pero su decisión es muy respetable.

-Con nueve jugadoras la plantilla se antoja muy corta, ¿miran al mercado?

-Lo hacemos con calma y dentro de nuestras posibilidades. La situación del fichaje de Binta Drammeh fue diferente porque necesitábamos una jugadora exterior que marcara la diferencia y por ahora, no nos ha podido salir mejor. Se ha adaptado perfectamente a nuestra filosofía de club y de juego. En el caso de cubrir la ausencia de Maja, en el puesto de cuatro también puede jugar Natalie Van den Adel. Económicamente podemos acceder a un mercado muy reducido. Si nos respetan las lesiones, quizás la decisión sea continuar con lo que tenemos. Yo confía plenamente en mis jugadoras.

-Dusko Ivanovic hacía una diferencia clara entre desear y querer. En 2008 logró la liga con el Baskonia endosándole un 3-0 al Barcelona ¿Araski desea o quiere?

-Uff. A mí siempre me ha gustado mucho Dusko y su filosofía. Es cierto que muchas veces se desean cosas grandes, pero igual no te sacrificas lo suficiente. Yo quiero ganar la Copa pero para ello hay que sufrir mucho. Tenemos que desear algo grande, pero trabajar para conseguirlo. Sólo les voy a pedir a mis jugadoras que sean valientes que aparten el miedo: solo así se ganan partidos.