Briana Roberson | Jugadora del Rpk Araski

«Jugar con alegría forma parte de la filosofía del Araski»

Briana Roberson posa en Mendizorroza. /jesús andrade
Briana Roberson posa en Mendizorroza. / jesús andrade

Es una de las jugadoras 'todoterreno' del cuadro vitoriano, talentosa y lista en la cancha, y reconoce que el equipo todavía «puede dar más y mejorar»

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

Briana Roberson (California, 1995) disfruta de su primera temporada como jugadora en España. Tras una experiencia europea el pasado año en Hungría, se ha acoplado perfectamente al Rpk Araski en un rol de jugadora 'todoterreno' a pesar de sus 170 centímetros. Física, talentosa y lista en la pista, es la segunda máxima reboteadora de su equipo, demostrando que la altura no lo es todo en el baloncesto. Su sonrisa es el mejor termómetro para medir el estado de ánimo de su equipo en la cancha. Ganadora nata, quiere alargar esta liga y sueña con disputar el play off. En sus sueños, el más grande es ser abogada, profesión que quiere ejercer una vez concluya su etapa como jugadora profesional. Echa de menos su California natal, pero ama la comida española. Su gran tentación es la paella.

Quedan cuatro partidos para cerrar la liga regular, ¿cómo los afronta el equipo?

–Son cuatro partidos muy importantes. Queremos jugar el play off. Es un objetivo para nosotras, lo tenemos claro. Lo podemos hacer porque como equipo creemos en ello. Creo que este partido ante el Sant Adriá es fundamental. Debemos estar de la mejor manera para ganar en Mendizorroza y olvidarnos de Zaragoza, donde hicimos un mal partido. Te aseguro que no jugamos como entrenamos. No sé cómo expresártelo. Podemos dar más y mejorar. El verdadero Araski es cuando jugamos juntas, con mucha conexión, como equipo. Quizás el mejor ejemplo fue en Fontajau ante Girona durante 35 minutos. ¡Qué rabia! Nos faltó cerrar el partido. Ese es quizás nuestro fallo, que somos inexpertas, jóvenes y nos cuesta gestionar las ventajas.

Permítame la confianza. Personifica el estado de ánimo del Araski. Cuando usted sonríe, el equipo gana.

–(Risas). Gracias, gracias. Yo creo que cuando mejor jugamos es sin presión. Es difícil concentrarse cuando hay muchas cosas en la cabeza. Jugar con alegría en la pista forma parte de nuestra filosofía. Pero debemos aprender a relajarnos. Por eso, quizás en la Copa de la Reina hicimos una buena primera parte ante Cadí La Seu y luego en la segunda bajamos. No es excusa, pero es un rival muy difícil de defender. Nos supieron buscar nuestras debilidades en la segunda mitad y se ajustaron perfectamente para darle la vuelta y recortar toda la ventaja que adquirimos.

Se ha convertido en una jugadora necesaria en este Araski. ¿Considera que viene de menos a más en su rendimiento?

–Primero, gracias (sonríe). Mi rol en este equipo es diferente. No necesito meter muchos puntos. Made quiere de mí que sea ofensiva, pero me pide que sea muy intensa en defensa. Intento estar bien en ambos lados de la pista. Esta liga española es muy competitiva y hasta que me acoplé me costó un poco entender el juego y lo que se quería de mí. Pero ahora me siento muy bien. Soy física, no eludo el contacto y aunque no mido mucho, voy a por todos los balones, rebotes. El baloncesto es un deporte de contacto.

«Echo mucho de menos California, mis amigos, mi familia. Quiero algo de calor», reconoce

¿Qué hace una californiana en Vitoria?

–(Risas). Uff, pasar frío y eso que me dicen que suele hacer mucho más y nieve. Echo mucho de menos California. Mi familia, mis amigos. Quiero algo de calor. Pero este es mi trabajo, ser jugadora profesional y es otra parte de mi vida que afronto muy ilusionada. No es porque sea de California, pero es muy especial. Es un ambiente muy relajado. Hay dos partes, el norte de California, San Francisco, zona más industrial y el sur, donde está todo el ocio. Pero todo lo que veis en las películas, refleja más o menos lo que es California. Aunque en España y en Vitoria estoy genial. Me encanta la comida de aquí, sobre todo, la paella.

De profesión, abogada.

Además de jugadora profesional su otro gran sueño es ejercer como abogada. ¿Para cuándo?

–Estudié Derecho en la universidad. Es mi pasión y quiero dedicarme profesionalmente. Mi padre también es abogado. Cuando era pequeña yo sabía que quería ser abogada. Creo que me decantaré por la vía de la emigración y el papel de mediadora. Ya veremos cuándo tomo esa decisión. Esa es la pregunta del millón. Aun no lo sé. Por ahora, mi trabajo es jugar al baloncesto.

–Tiene una vena artística que pocos conocen…

–Sí, es verdad. (Risas). Toco algo la guitarra, también me manejo con la batería algo. Me gusta la música. Mi cantante preferida se llama H.E.R, te la recomiendo.

En busca de la permanencia en Primera femenina

El Rpk Araski es séptimo con nueve victorias. Salvado de manera virtual, matemáticamente tendrían la permanencia si vencen esta tarde al Sant Adriá (Pabellón de Mendizorroza, 18:30 horas). En Barcelona, el Rpk Araski perdió por 14 puntos de diferencia. Tras tres derrotas consecutivas en Liga, las de Made Urieta tienen por delante la oportunidad de certificar también su puesto en el play off.

Hasta cuatro equipos, que cuentan con ocho victorias, pelean por una plaza. Se trata del Embutidos Pajariel, Nissan Al-Qazeres, Mann Filter y Ensino Durán. Dos partidos fuera, Valencia y Cadí La Seu, y otro en Vitoria ante las extremeñas es el calendario para las alavesas que saben de la importancia de sumar en su feudo para no tener problemas de última hora. Quizás con eso pueda ser suficiente para alargar la temporada.