Liga Dia

Lo que mal empieza, mal acaba

Maja Vucurovic lucha desde el suelo por el balón con Alejandra Quirante (sentada) y Ndeye Syll./FRANCISCO LÓPEZ
Maja Vucurovic lucha desde el suelo por el balón con Alejandra Quirante (sentada) y Ndeye Syll. / FRANCISCO LÓPEZ

Un desastroso inicio de partido, con un parcial 20-8, lastra a un Rpk Araski incapaz de remontar en Bembibre

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

El maleficio de Bembibre continúa una temporada más. El Rpk Araski fue incapaz de vencer en tierras bercianas. Al menos, fue capaz de salvar el average, por lo que pueda pasar en un final apretado de temporada, con la permanencia en juego.

En el lado positivo, lo de Binta Drammeh va en serio. La sueca, en su segundo partido con el conjunto alavés, firmó una estadística más que notable con 19 puntos, 4 rebotes, 1 asistencia y 19 de valoración. Fue la mejor, con el permiso de la rusa Glavkova que se hinchó a bombardear el aro rival, hasta los 30 puntos, 9 rebotes y 33 de valoración. Se postula como MVP de esta decimoquinta jornada de la Liga DIA.

67 Bembibre

Embutidos Pajariel Bembibre: Silva (2), Gladkova (30), Nauwelaers (10), Llorente (2) y Herrera (9) -cinco inicial-; Emanuel (4), Quirante (7) y Syll (3).

63 Araski

Rpk Araski: García (3), Drammeh (19), Roberson (13), Van den Adel (5) y Pardo (8) -cinco inicial-; Estebas (2), Vucurovic (0), Diallo (0) y Edward (13).

Parciales
20-8, 21-17 (41-25, al descanso), 15-20 y 11-18.
Árbitro
Quintas, Pinela y Gzlez. Morán.

El primer cuarto fue tan horroroso para los intereses vitorianos, que el resto no fue suficiente. A pesar de ser mejores en la segunda mitad y del amago de remontada hasta ponerse a 4 puntos (67-63), a falta de dos minutos. Los gestionaron mal hasta el final.

Nada entró en los diez primeros minutos. Tras la canasta de apertura de Laura Pardo -de nuevo la 'center' titular e indiscutible ante el mal partido de Umi Diallo-, el resto fue un recital anotador local. Un parcial 11-0 borraba de la pista a las visitantes para enfado de Urieta que no encontró nunca su quinteto en pista. Sólo Drammeh salió al rescate, desde el tiro libre y un triple, para acabar con la sequía anotadora. Con 20-8 al cierre del primer cuarto, todo sería cuesta arriba. El porcentaje de tiro del Araski no superaba el 18%. Así es improbable ganar a nadie.

Mientras, Gladkova seguía destrozando la tibia defensa alavesa. La distancia iba aumentando de manera proporcional hasta la máxima de 16 puntos (37-21). Entró en juego Edwards, desafortunada bajo los aros. Lo intentó Urieta con Diallo. Kilos y centímetros en la pintura desaprovechados. La canaria se empeña en no aprovechar su superioridad bajo los aros. Y más ante un Bembibre sin una 'cinco' referente. Con 41-25 al descanso, el negro inicial pintaba gris oscuro.

Salida contundente

La salida al tercer cuarto fue contundente. El Araski parecía transformado tras la charla en vestuarios. Entre las virtudes de Urieta, su capacidad para motivar a las suyas. Parecía que el mensaje había calado, con un parcial 0-11, tras tres triples consecutivos de Roberson, Edwards y Drammeh (41-36, minuto 24). Todo apuntaba a un partido más cerrado, con un espíritu combativo por parte de las gasteiztarras que abría las opciones de victoria.

Pero a la pelea deben sumarse más efectivos. Las aportaciones de Vucurovic o Estebas son escasas. Izaskun García no tuvo su día. Molinuevo apenas tuvo minutos. Urieta decidió prescindir de Diallo para dar plena confianza a Pardo. La capitana sigue creciendo en su juego. El paso defensivo no fue suficiente para parar a Gladkova. Un mínimo acercamiento era contestado con un acierto poco frecuente en este Embutidos Pajariel que es el segundo equipo menos anotador de esta liga. Todas las jugadoras bercianas tuvieron su día, porque todas se fueron con anotación.

La ex del Araski Roselis Silva no anduvo fina, pero Alejandra Quirantes mandó en la dirección. Con esa sensación de superioridad, a pesar de los intentos de remontada foránea, el volteo en el marcador no se dio, aunque el último intento tras el 67-52, tuvo algo más de amenaza.

La defensa alavesa creció, hasta la presión a toda pista, dos contra uno, ayudas más efectivas, provocando pérdidas y nervios locales. Un parcial 0-11, con Pardo y Roberson como protagonistas estrechaba el margen a los cuatro puntos de diferencia (67-63) a falta de un minuto y medio. Fue el momento de la no gestión, de la inexperiencia, de las pérdidas absurdas y de tres rebotes ofensivos consecutivos para Bembibre que, liberado del agua al cuello, celebraba por todo lo alto, su primera victoria en su feudo (67-63).

Solo le queda remar a este Araski irregular. Próxima parada, el viernes ante el Durán Maquinaria Ensino en Lugo en un duelo de igual a igual. Otro de los denominados decisivos, mirando a la permanencia.

 

Fotos

Vídeos