Baloncesto

Ariel Edwards: «Sabemos que este Araski puede ofrecer más»

Edwards sonríe en las escaleras de Mendizorroza antes de un entrenamiento./IGOR MARTÍN
Edwards sonríe en las escaleras de Mendizorroza antes de un entrenamiento. / IGOR MARTÍN

La máxima anotadora del conjunto vitoriano admite que resulta «inevitable» pensar en la Copa de la Reina de Vitoria que ya se acerca

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

Ariel Edwards (Nueva York, 1992) es la jugadora referente y máxima anotadora del Rpk Araski. En sus cinco años como profesional y tras pasar por Argentina, Paraguay e Israel, su salto a Bembibre y Gernika le acercaron a Vitoria, donde ahora está completando su mejor campaña. Muy profesional, tímida a ratos y respetada dentro y fuera de la pista, es una líder silenciosa. Ambiciosa y ganadora, asegura que el equipo quiere más y puede ofrecer aún más, como preludio de una Copa de la Reina «muy ilusionante» a final de este mes. Antes quedan citas por cumplir. Hoy toca derbi en Mendizorroza ante Lointek Gernika, equipo del que formó parte. No hay sentimentalismos. Saldrá a por todas para sumar otra victoria con su equipo.

-¿Qué valoración hace de la temporada en Vitoria?

-Creo que está muy bien. El equipo está trabajando mucho, progresando y mejorando. Estamos contentas. La temporada está siendo buena. Estamos nueve jugadoras y somos ambiciosas. Porque queremos y sabemos que podemos hacer más. Umm... (¿Puedo expresarme en inglés? Me cuesta un poco, pero lo intento.. je, je).

-Es la máxima anotadora y la jugadora más valorada ¿asume la responsabilidad?

-No pienso mucho en mí. Somos un equipo y jugamos como equipo. Solo pienso en que todas debemos asumir nuestro rol para aportar al colectivo. Sé que Made confía mucho y me da esa oportunidad de jugar minutos. En ese aspecto, este año está siendo diferente para mí, pero de manera positiva (sonríe tímidamente).

-¿Cómo encajó la paliza recibida en Salamanca ante Perfumerías Avenida?

-Uff, muy duro, muy duro. Para mí no es tan importante si ganamos o no ante ellas. Es cómo jugamos. Sabemos que tienen más calidad, más talento, son más jugadoras, más dinero (risas).

-Baloncesto y formación académica. ¿Siempre hay un plan B para después del deporte?

-Sí. Tuve claro que quería tener una formación universitaria. Soy profesional del baloncesto, pero esto también se acaba. Estudie Política de la Salud, no sé si en España se llama así. Puedo trabajar en un hospital, en una Administración, desde la parte más 'bussines'. Yo tuve una etapa de mi vida en la que quise ser médico, pero es difícil compatibilizarlo con el baloncesto.

-Cinco años como profesional tras su trayectoria universitaria en Penn State, ¿está en su mejor momento?

-La etapa universitaria fue muy buena, ganamos varios campeonatos. De mis compañeras, dos están en la WNBA y me hace mucha ilusión.

-¿Y usted? Lo rozó pero no pudo ser…

-Es verdad. Estuve una semana en verano con Detroit Tulsa Shock, pero me cortaron. Después me vine a España y llegué a Bembibre. ¡Claro que es un sueño! Me encantaría estar en la mejor liga del mundo, pero por ahora, me toca seguir mejorando.

-El derbi ante Lointek Gernika ¿es más especial para usted que jugó allí?

-Es un partido de rivalidad, entre dos equipos que deseamos la victoria. Tuve un vínculo con Gernika, pero fue una etapa en otro momento de mi vida. Coincidí con Naiara Díez, la capitana e Izaskun Garcia que ahora está aquí, además del entrenador Mario López, pero el resto son jugadoras nuevas Ahora estoy centrada en Araski. No pienso más allá. Sabemos que tienen una gran plantilla, que han estado en Eurocup, pero tenemos que intentar sacar lo mejor de nosotras.

-¿Piensan mucho en la Copa de la Reina?

-¡Claro que pensamos! Es inevitable. Yo estoy muy feliz porque para mí será mi primera oportunidad de jugar la Copa de la Reina. Pero debemos ir paso a paso, porque ante de que llegue, tenemos tres partidos muy importantes, en una parte del calendario muy difícil tras Perfumerías Avenida, ahora Gernika, y después Girona y Gipuzkoa. Nos servirá como aprendizaje porque nos enfrentaremos a las mejores y estaremos mejor preparadas. Ya vendrá y lo disfrutaremos mucho en Vitoria sabiendo que el rival que nos ha tocado, Cadí La Seu es uno de los equipos más en forma.

-Hábleme de Made Urieta como entrenadora.

-Pues que es una de las mejores entrenadoras que he tenido. Es dura, pero en el buen sentido, para sacar lo mejor de nosotras. La figura de una mujer en el banquillo es importante, quizás nos entiende más. Me gustaría que hubiese más entrenadoras.

-¿Dónde aprendió ese castellano tan fluido?

-¿De verdad lo crees? (Risas). Uff, me cuesta expresarme porque mi cabeza piensa en inglés. Pero fui a clase cuando estuve en Bembibre. Es la única manera de poder aprender el idioma. Sabes que a los americanos nos cuesta mucho aprender el español.

-Háganos de buena anfitriona y recomiéndenos un lugar para visitar en Nueva York.

-Nací allí, pero siempre he vivido en un pueblo cercano llamado Elmont, a unos 40 minutos en tren, porque utilizar el coche es una locura. ¿Qué os recomendaría de Nueva York? Sin duda, Brooklyn porque mi iglesia está allí con un coro muy grande, cerca de 100 personas que cantan muy bonito. Es un lugar más tranquilo. Todo está cambiando.

-¿Deduzco que es usted religiosa?

-Soy cristiana. Creo en Dios y en Jesús. Me da fuerza para mi día a día. Soy muy creyente y rezo todos los días. Para mí es muy natural.

-¿Piensa mucho en su familia?

-Claro, pero yo he elegido esta vida, y estoy cumpliendo mi sueño.