Araski, nuevas caras y el objetivo inamovible de la permanencia

Laura Pardo, 'cableada' durante una de las pruebas de los reconocimientos médicos a los que se sometió ayer. /AINHOA GÓRRIZ
Laura Pardo, 'cableada' durante una de las pruebas de los reconocimientos médicos a los que se sometió ayer. / AINHOA GÓRRIZ

La capitana Laura Pardo fija la meta de la salvación para un equipo que «acaba de entrar en la élite» y que arranca hoy la pretemporada

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

En un ambiente familiar y distendido se encontraron ayer las siete jugadoras de Rpk Araski que, tras pasar el reconocimiento médico en el hospital Quirón, hoy abrirán la pretemporada a las órdenes de Made Urieta con un primer entrenamiento en Mendizorroza. Acudieron las renovadas Cristina Molinuevo, Laura Pardo e Izaskun García y las nuevas incorporaciones; Laura Quevedo, María Asurmendi, Tania Pérez y la americana Caliya Robinson. Las que restan, Tamara Seda, Raquel Carrera y Natalie Van den Adel, se irán incorporando la próxima semana.

Entre la vieja guardia, el sello vitoriano está personificado en la capitana Laura Pardo, que vivirá su segunda temporada como profesional y séptima en el club alavés. A pesar de la expectación que ha creado este cuarto proyecto en Liga Femenina, la vitoriana no varía su mensaje. «Cuando me preguntáis por objetivos, voy a seguir manteniéndome en lo mismo: la permanencia. Es solo nuestro cuarto año en Liga Femenina y acabamos de entrar en la élite. Para mí, siempre es la permanencia. Después, los resultados y la clasificación nos colocarán en nuestro sitio», afirma sin titubeos.

La entidad alavesa siempre se ha caracterizado por apostar por jugadoras 'de casa', vitorianas o vascas. Esta temporada, conforma una plantilla diferente a las del resto de la Liga DIA. «Es un equipo con unas señas de identidad más marcadas. Es una apuesta por la jugadora nacional, con más carácter y peleón. El trabajo va a estar asegurado», confirma Pardo.

25 años de edad media

La edad media de la plantilla es de 25 años, más baja que en anteriores temporadas. La ala-pívot Raquel Carrera, jugadora cedida por Valencia Basket, es la más joven con 17 años. La más veterana es María Asurmendi, con 33. El talento y la experiencia de la navarra serán fundamentales en este nuevo Araski.

«Made tiene las cosas muy claras y las que venimos nos tenemos que adaptar para poner experiencia, juventud y talento a disposición del equipo», valora Asurmendi. La jugadora de Pamplona procedente del Perfumerías Avenida destila ambición. «Esté en el equipo que esté, nunca me voy a conformar. Siempre quiero más. Ganar todos los partidos posibles, quedar lo más arriba, competir al cien por cien. La prioridad está claro que es la permanencia, pero por ambición siempre queremos más», subrayó.