El Araski da estabilidad a su proyecto

Partido entre el RPK Araski y el San Adriá./Rafa Gutiérrez
Partido entre el RPK Araski y el San Adriá. / Rafa Gutiérrez

Tras la permanencia matemática, la entidad alavesa logra el objetivo principal y recibe como un regalo extra la posible disputa del play off por el título

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

Nueve años definen el recorrido de Araski. Un inicio amateur que ha derivado en un proyecto profesional con tres años de estabilidad en la máxima categoría del baloncesto nacional. Del triple de Arrate Agirre ante Cáceres en Mendizorroza en el año 2015 que supuso un punto de inflexión, ganar la Liga femenina 2 y un sorpresivo ascenso, al triple de Binta Drammeh más adicional logrado el pasado fin de semana que supuso la permanencia matemática ante un público entregado han pasado cuatro años. Cada uno de ellos ha supuesto un paso más en el crecimiento de la entidad que el próximo año vivirá su cuarta temporada consecutiva en la Liga Femenina. «Hay que dar el valor que tiene la permanencia que logramos la semana pasada. No podemos perder la perspectiva de lo que somos. Mira lo que ha ocurrido en Ferrol y lo que está a punto de suceder con Sant Adriá», comenta Livia López que menciona la situación de dos clubes de parecido corte. El conjunto gallego ha pasado de ser un animador de la Liga los últimos años con presencia en la Copa de la Reina y play off a consumar el descenso. Sant Adriá ascendía el pasado año y también disputó el torneo copero. En ambos casos, la ausencia de la columna vertebral en sus plantillas con un número importante de jugadoras de club ha podido ser un elemento desequilibrante para llegar a esta situación límite.

La presidenta López no cambia su discurso y eso ha sido uno de los secretos para no perder el norte en cuanto a los objetivos deportivos. «El proyecto mantiene su filosofía de cantera, mientras estemos los que estamos. Sigue siendo la apuesta. Hay temporadas que no tienes todas las opciones para sacar jugadoras jóvenes, pero cuantas más se pueda, mucho mejor».

Araski descartó en 2017 una invitación para disputar la Eurocup. La realidad del club es otra, con jugadoras de casa y futuros proyectos de jóvenes canteranas que ayudan en el día a día con el premio de disputar sus primeros minutos en liga, caso de Irene Murua o Izar Bedia esta temporada, la aventura europea no encaja actualmente en los planes a medio plazo. El referente local claro es la capitana Laura Pardo. Una vitoriana que ha sabido llegar a lo máximo con constancia y humildad. La voz del vestuario pone en valor lo logrado hasta el momento. «Parece que vamos por rachas, perdiendo muchos partidos, pero mira qué plantillas. La Liga es igualada y muy competitiva. Hay que poner en valor esta permanencia y la posibilidad de poder disputar de nuevo un play off por el título. Nos está costando mucho, pero el resultado es buenísimo, siendo el objetivo la permanencia».

A falta de tres jornadas para el cierre de la liga regular, las de Made Urieta están en disposición de volver a disputar un play off, por segunda vez en su historia, como ya lo hicieron en la temporada 2016-17, llegando a semifinales. Las vitorianas dependen de ellas, con una privilegiada séptima plaza que pueden defender desde sus diez victorias, una más que el octavo y noveno clasificados, Mann Filter y Embutidos Pajariel y dos más que Durán Maquinaria y Nissan-Al Qázeres, este último, pendiente de su visita a Mendizorroza en la penúltima jornada. Todo apunta a que ese puede ser el partido clave, a tenor de las dos salidas complicadas que tienen las vitorianas, Valencia este sábado y Cadí La Seu como broche. Con una victoria más, el play off está casi seguro, aunque las cábalas podrían deparar algunas sorpresas. Incluso, cabe la posibilidad de perder los tres y concluir octavas lo que provocaría un cruce más que presumible contra Perfumerías Avenida. Nada es definitivo, aunque la plantilla tiene claro que quieren alargar esta liga. Sería el mejor broche a otra buena temporada.