Valencia 73-63 Araski

El Araski despierta tarde en la Fonteta

Drammeh aprovecha un bloqueo de Pardo./Moisés Castell
Drammeh aprovecha un bloqueo de Pardo. / Moisés Castell

Las alavesas llegaron a perder por 23 puntos, aunque lograron rebajar la distancia a pesar de la baja por enfermedad de la base Izaskun García

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

No hay duda de que el proyecto de baloncesto femenino de Valencia Basket va muy un serio. Más de 3.000 espectadores se reunieron ayer en el mítico pabellón la Fuente de San Luis, la Fonteta, para ver otra exhibición de su equipo. Mientras, a pocos metros, un macro proyecto denominado L'Alquería del Basket ensalzaba aún más la figura del mecenas Juan Roig. Ante tanta abundancia de todo, Araski se presentó con lo puesto, debido a la baja de Izaskun García, que viajó a Valencia con problemas de salud y no disputó ni un solo minuto.

Sin el termómetro de Araski, el conjunto local tomó pronto la mejor temperatura de la mano de su base Anna Gómez, dueña del choque para, durante la primera parte, zarandear a las de Made Urieta y dejar ya el partido muy cuesta arriba. Hasta el 10-10, Araski supo manejarse con cierta anarquía, pero el desgobierno en el rebote y las segundas opciones permitieron campar a sus anchas a Meiya Tirera y una extraordinaria Tamara Abalde, para sumar ya en el primer cuarto la primera ventaja (20-13).

73 Valencia

Gómez (10), Davis (6), Pina (8), Abalde (8) y Tirera (14) –cinco inicial–; Moore (10), Segura, Gari (6), Díaz, Cotano (4), Bettencourt (5) y Brown (2)

63 Araski

Roberson (15), Drammeh (16), Van den Adel (7), Edwards (14) y Diallo (2) –cinco inicial–; Molinuevo (2), Estebas (5) y Pardo (2)

parciales:
20-13, 21-12 (41-25 al descanso), 18-14 y 14-24
Árbitro:
Lema, Lázaro y Marqueta

Las dificultades para el conjunto alavés se multiplicaban durante el choque ante las valencianas. Con Ariel Edwards fuera prácticamente de partido, bien vigilada a base de defensas al límite para frenar su capacidad ofensiva. El rodillo valenciano tuvo además en su banquillo otro punto clave. Los 27 puntos anotados por las menos habituales, Irene Gari, Rebeca Cotano o Bettencourt suponía otro mazazo para las aspiraciones visitantes. Roberson, con calidad en las acciones sumó 14 puntos, y Binta Drammeh daban señales de vida para el Araski, aunque más bien en acciones individuales. No fueron suficientes para parar el vendaval local que se fue a los 23 puntos, máxima diferencia, en el tercer cuarto.

Parecía que la fiesta sería total por parte de las locales, con Rubén Burgos rotando su amplia plantilla y premiando a sus suplentes ante la comodidad que se preveía para el resto del choque. Quizás lo que no sabía el ex jugador de Pamesa Valencia es que Araski siempre dará la cara en la pelea. Y tanto que lo hizo. Al choque le faltaron minutos para una remontada absoluta.

Aparece la mejor versión

Apareció la mejor versión de las gasteiztarras, con presión a toda cancha, provocando varios errores de las locales. La canaria Umi Diallo hizo valer su poderío interior, Ariel Edwards volvió a sus números con 14 puntos, la sueca Binta Drammeh, máxima anotadora con 16, aprovechó el ímpetu de tres canastas suyas consecutivas para firmar un parcial de 10-20 con el que salir con la cabeza más alta.

Una reacción tardía, donde empujaron todas, con mención especial para el buen trabajo de la vitoriana Cristina Molinuevo que asumió más responsabilidades o Paula Estebas que intentó entonarse en el tramo final del encuentro. Improbable laremontada definitiva, las de Urieta hicieron la enésima demostración de orgullo ante un rival que aspira a ser cabeza de serie en el play off. Araski lo volverá a intentar el próximo sábado en Mendizorroza ante el Nissan Al -Qázeres. Una victoria en este choque crucial metería casi seguro a las vitorianas en la lucha por el título.