Mónica Allende, comisaria de Getxophoto, reconoce que no es fácil trabajar con ella. Jokin Aspuru, director del certamen, lo corrobora. En la presentación ayer de una nueva edición –que se abre hoy al público–, Aspuru explicó que la labor con esta especialista de la imagen resultaba «larga y cansada, aunque enriquecedora». Allende no se limita a montar exposiciones, sino también a participar en la propia creación. «Estoy en la vanguardia de lo que se está creando y llego a los debates antes de que alcancen la calle, pero no porque sea más lista y esté mejor preparada que nadie, sino por mi curiosidad insaciable·, declaró, explica la responsable de la selección.

La segunda celebración que tiene lugar bajo su dirección artística evidencia esa preocupación por abordar problemas acuciantes desde la exhibición, en buena parte, de obras inéditas. «No me gusta esperar a que el proyecto se halle concluido, busco la mejor manera de asumir proyectos y realizarlos colaborando desde una fase temprana con el autor, lo que se antoja raro en un encuentro fotográfico sin contar con un presupuesto específico de producción».

El tema genérico del conflicto social y sus consecuencias proporciona el marco general para esta nueva convocatoria, abierta al público hasta el 30 de septiembre. «Pero todo desde una mirada actual, que analiza tanto el Holocausto como la Guerra Civil», aseguró la curator . El programa presenta propuestas individuales y exposiciones colectivas, como la organizada sobre la relación entre identidad y violencia. Los soportes son diversos. Getxophoto ofrece el dispositivo interactivo 'Jump Trump', una colchoneta con el rostro del inquilino de la Casa Blanca.

La temática de carácter político proporciona numerosos argumentos. El festival analiza el genocidio armenio o la descolonización de Guinea Ecuatorial. Interpreta crisis del siglo XXI, desde el drama sirio al inquietante problema de las 'fake news' o noticias falsas. La exposición, de gran formato y situada en la Plaza San Nicolás, también ejemplifica la habitual intención del encuentro por interpelar al espectador en el espacio público.
La temática de carácter político proporciona numerosos argumentos. El festival analiza el genocidio armenio o la descolonización de Guinea Ecuatorial. Interpreta crisis del siglo XXI, desde el drama sirio al inquietante problema de las 'fake news' o noticias falsas. La exposición, de gran formato y situada en la Plaza San Nicolás, también ejemplifica la habitual intención del encuentro por interpelar al espectador en el espacio público.

La naturaleza esquilmada es un recurso inquietante. La rotundidad de 'Equivalence. The Ecological Footprint of Fish', de Stephen Chow y Lin Huiyi, se despliega en una pared del Mercado de Algorta. Sus 4.000 imágenes revelan la depredación oceánica necesaria para producir en piscifactorías la corvina amarilla, el pescado más popular de China. Un kilo precisa de otros siete proporcionados por 39 especies menores.
La naturaleza esquilmada es un recurso inquietante. La rotundidad de 'Equivalence. The Ecological Footprint of Fish', de Stephen Chow y Lin Huiyi, se despliega en una pared del Mercado de Algorta. Sus 4.000 imágenes revelan la depredación oceánica necesaria para producir en piscifactorías la corvina amarilla, el pescado más popular de China. Un kilo precisa de otros siete proporcionados por 39 especies menores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos