La vizcaína Aitana, a la final de 'Masterchef' tras la expulsión de Carlos

Aitana, finalista de 'Masterchef'. /TVE
Aitana, finalista de 'Masterchef'. / TVE

Aleix, Teresa, Valentín son los otros tres finalistas del exigente concurso de cocina

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Si clonar la creación de un maestro de los fogones ya tiene su miga, imaginen tener que hacerlo sin ver el plato, sin probarlo y sin receta. Pedro Subijana retó a los cinco últimos aspirantes a 'Masterchef' a elaborar uno de sus platos, con la dificultad de que solo contaban con los ingredientes necesarios y la crítica de Borja Matoses, miembro de la Real Academia de Gastronomía. «Estamos satisfechos porque habéis tirado de imaginación y creatividad», ensalzó Jordi Cruz al ver los resultados. Valentín y Aleix fueron los que mejor encaminaron sus pasos, pero el pescadero destacó por encima de su contrario coronándose como vencedor. Y el triunfo lo convirtió en capitán del siguiente desafío.

Valencia fue el escenario de la prueba de exteriores, en la que los concursantes debían impresionar a sus invitados utilizando las técnicas más vanguardistas que han aprendido a lo largo de las últimas semanas, pero sin perder las tradiciones. «Conseguir sorprender a un comensal con sabores que ha probado muchas veces es una proeza», explicó Cruz.El restaurante Atic acogió al quinteto, que debía invitar a un menú compuesto de cuatro platos a treinta falleros.

La competencia estaba servida y todos se la jugaban individualmente, pero aquí tenían que demostrar su capacidad de trabajo en equipo. Y estar juntos, con la final al alcance de la mano, provocó algunos roces. Los mejores evitarían la prueba de expulsión, convirtiéndose así en los primeros finalistas, y las rivalidades incitaron zancadillas como las que Valentín propinó al líder en varias ocasiones. «Tienes un sobresaliente en soberbia», dictaminó Jordi al ver las reacciones del diseñador industrial.

Carlos no supo hacer una picada y hubo que anularla, lo que le condenó a la prueba de eliminación. La chulería de Valentín y haberse pasado con el vino en un guiso, desoyendo las órdenes de su jefe, también le valieron un pase al duelo. Aleix, por el contrario, recibió las alabanzas de los jueces. «Tu capitanía ha sido brillante, te has ganado mi respeto», elogió Jordi proclamándole el primer finalista del concurso.

Un buen trabajo

Teresa y Aitana también hicieron un buen trabajo, «aunque a ambas os ha faltado un punto de refinamiento en el servicio», valoró Samantha Vallejo Nájera. Con todo, y gracias a que falleros y falleros se fueron encantados con su crema catalana, la vasca despuntó por encima de su compañera y eso le otorgó el título de segunda finalista.

Solo los mejores pueden llegar a la final y para ello deben demostrar su talento en todas las disciplinas, incluida la repostería, especialidad que casi todos temen. Frédéric Bau, uno de los pasteleros más brillantes y de mayor prestigio internacional, les trajo un postre complicado y prácticamente mágico, en el que el merengue levitaba por su ligero peso. Una hora y media bastó para que Teresa realizara un plato «sublime», según los expertos. «No te puedo sacar ningún fallo», confesó Jordi.

Y su hazaña la salvó de la quema. Valentín y Carlos se jugaban la última plaza y su excelente labor se lo puso muy difícil al jurado. «Estamos muy orgullosos de vuestro trabajo y ha sido muy complicado decidir quién se va», apuntó Pepe Rodríguez antes de desvelar que era Carlos el último expulsado. «Te vas por la puerta grande», ponderó Samantha antes de despedirle. Aleix, Aitana, Teresa y Valentín conforman el póker que disputará la última cita del formato y uno de ellos se alzará con el título de 'Masterchef' la próxima semana.