La victoria azul que costó dos dientes en 'El Conquistador del Pacífico'

La victoria azul que costó dos dientes en 'El Conquistador del Pacífico'

Los de Eneko y David Seco volvieron a ganar la inmunidad, mientras los rojos continúan con su mala racha perdiendo en esta ocasión a Olaia en el duelo final

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

El abandono de Ibon ha supuesto un jarro de agua fría para el equipo rojo. Otro más, porque la racha que llevan es de aúpa. Manu Maritxalar y Seleta están desquiciados-más el segundo que el primero- y han contagiado esa sensación al resto del grupo que ven cómo se van quedando sin fuerzas y sin compañeros en el concurso. Pero los Bera Kayirua no estaban dispuestos a tirar la toalla y acudieron al juego de inmunidad de 'El Conquistador del Pacífico' con energías renovadas. En esta ocasión los participantes debían transportar cangrejos con su boca hasta una cesta. El equipo que más peso conseguía almacenar era el ganador del desafío. Como es lógico, los animalitos sacaron sus pinzas a pasear y los pellizcos arruinaron la tarde a muchos. Y el que más duro lo tenía era Iñaki, el australiano del equipo azul, que ha repetido en numerosas ocasiones que su filosofía de vida le impide molestar a los seres vivos del planeta. «Los voy a tratar con mucho amor y delicadeza», anunció 'Cocodrilo Dundee' antes de enfrentarse a los crustaceos. Lo malo es que los bichitos no siguieron su máxima.

«Teneis que luchar con uñas y dientes», animó Julian Iantzi a los aventureros antes de comenzar el juego. Y el de Byron Bay se lo tomó al pie de la letra. Dos piezas dentales perdió Iñaki en el reto. Su dentista estará contento, y sus compañeros de grupo también porque su entrega valió la pena. Los Angoso volvieron a ganar –consiguieron cinco kilos de cangrejos- logrando así la inmunidad y otra estancia en el campamento rico (además de unas pizzas y cervezas). Los rojos quedaron segundos por solo unos pocos gramos y la derrota fue una losa que los hundió un poco más porque se habían hecho falsas ilusiones pensando que eran ellos los vencedores. Los verdes, con tres kilos, quedaron los últimos.

Nominan a Maider

Ya en los respectivos campamentos, los colorados descubrieron que, para colmo, Olaia se había lesionado un pie. Al verse mermada la navarra decidió presentarse voluntaria para el duelo final. «Necesito un 'subidón' o marcharme», comentaba la joven muy animada. Los Je, mientras tanto, apuraban su asamblea. Al conocer que los azules habían otorgado la inmunidad a Esko, las capitanas decidieron escoger a Iker. «Queremos que vaya un fuerte», informaban a dúo. Pero los chicos no estaban de acuerdo con sus jefas y decidieron nominar a Maider. En el equipo Je hay una clara 'guerra de sexos'.

Ya frente al presentador, Olaia escogió batirse con Maider en un desafio complicado. Se trataba de escalar una red extraplomada por debajo. Las muchachas debían coger cinco banderines por orden numérico antes de alcanzar la señal definitiva. Las navarras comenzaron muy empatadas, pero Olaia notó el tremendo esfuerzo y cedió terreno. Al final, y tras una milagrosa recuperación, casi quedaron a la par, pero fue la verde la más rápida logrando la última bandera. Y con la salvación conseguida mandó un 'recadito' a Krasi: «Ya me puedes seguir nominando», dijo irónica. Olaia, por su parte, se fue con la cabeza muy alta porque lo dio todo. Eso sí, los rojos no frenan su mala racha y cada vez son menos. A ver qué pasa.