La «traición» de Samantha en 'Masterchef junior'

La «traición» de Samantha en 'Masterchef junior'
Twitter: MasterChef

Josetxo, Paula, Candela y Pachu son los finalistas de esta edición, y Evelyn, Ferrán y Jaime fueron los expulsados, éste último sintiéndose «engañado»

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Josetxo, Paula, Candela y Pachu ya son finalistas de 'Masterchef junior'. Los dos primeros consiguieron su plaza gracias a los puntos logrados en las dos primeras pruebas. Todo comenzaba, como manda la tradición, con la llegada de los Reyes Magos que dejaron en las cocinas del programa cajas con diferentes ingredientes: berberechos, gamba blanca, lomo de cerdo, limas, tabasco, chocolate negro… Los aspirantes podían abrir tantas como querían, pero obligatoriamente debían cocinar todos los productos que descubrían. Lo mejor fue la incorporación de las nuevas tecnologías y de un invitado ilustre que puso la nota divertida. Santiago Segura visitó a los 'peques', que tuvieron que acabar sus platos utilizando una impresora en tres dimensiones.

Al final del reto llegó la felonía. Jaime había superado ciertas dificultades para confeccionar su receta y Samantha Vallejo-Nájera se las echó en cara en su veredicto. «Quedamos en que no me delatarías, que no dirías que se me había caído un poco la masa», protestaba el chaval molesto, y acusaba: «Y ahora vas y es lo primero que dices, me has traicionado». Santiago Segura añadió leña al fuego: «De los jueces de este programa no te puedes fiar nunca», bromeaba el cineasta ante la mirada cómplice de la jueza, que aceptó que quizá no estaba del todo bien lo que había hecho. Jaime cerró la disputa llamando a su plato «la traición de Samantha».

La prueba de exteriores se desarrolló en Palencia, a la sombra de la Catedral de San Antolín, que fue declarada Monumento Nacional en 1929 y posee más de 20 capillas y multitud de obras de arte de El Greco o Zurbarán, entre otros. Chicos y chicas compitieron en un mismo equipo honrando las recetas tradicionales de la zona, en un menú elaborado para la ocasión por el chef Roberto Terradillos. Lo que no sabían los concursantes era quienes iban a ser sus comensales. Abuelos y abuelas de los pequeños se dieron cita en el comedor y el encuentro fue conmovedor, provocando el llanto emotivo de la presentadora, Eva González, que animó a todos a demostrar el cariño hacia sus mayores.

Josetxo y Paula, que eran los que más puntos habían acumulado, se convirtieron en los primeros finalistas dejando a sus compañeros la batalla decisiva para las otras dos plazas. El último reto de la noche los enfrentaba a tres cajas misteriosas que escondían platos típicos de la cocina italiana. El maestro de fogones Andrea Tumbarello les dio la clave de su gastronomía para que trataran de bordar el desafío. Candela y Pachu lograron superar con nota la prueba, y Jaime, Evelyn y Ferrán se quedaron a las puertas de la gran final, despidiéndose con lágrimas, pero muy satisfechos con la experiencia vivida en el exitoso formato culinario.

 

Fotos

Vídeos