El salto 'flamenco' de Isabel Pantoja desde el helicóptero en 'Supervivientes'

Momento en el que Isabel Pantoja da el salto para empezar la aventura en Supervivientes 2019./Telecinco
Momento en el que Isabel Pantoja da el salto para empezar la aventura en Supervivientes 2019. / Telecinco

La tonadillera se lanzó al mar no sin antes dedicar su acto a toda España, y se reencontró (muy fría) con Chelo García Cortés a la que no veía desde hace años

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

La tonadillera más polémica y popular de España desembarca en la isla de los famosos.Isabel Pantoja es, sin duda, la concursante estrella de esta edición de 'Supervivientes' y, pese a la dificultad del reto, la cantante partía hacia Honduras con fuerzas. «Va a ser difícil, pero creo que lo voy a conseguir», auguraba. Cinco bañadores, un chubaquero, camisetas y una sudadera es lo que le dejan llevar en su maleta. Lo que no le han permitido meter son las postales de sus santos, hecho que disgustó notablemente a la viuda de Paquirri. Abandonó las estampas de la Virgen del Rocío y la del Carmen, pero no el osito de peluche de sus nietos. «Voy a hacer todo lo posible para cuidarlo y quiero que me acompañe todas las noches», sostenía emocionada antes de tirarse del helicóptero, momento álgido del esperado estreno.

En plató, la tensión también estaba servida porque los hijos de la folclórica, Kiko e Isabel, estaban más cabreados que las señoritas de Avignon después de ver el cuadro que les pintó Picasso. Resulta que 'Chabelita' no defiende a su mamá porque ha firmado para apoyar a su amiga Aneth y, para colmo, ha hecho unas declaraciones contra su cuñada, Irene, que no han gustado ni un pelo al Dj. «Siempre la excuso con la edad, pero ya tiene unos años para saber que hay algunas cosas que no se deben hacer ni decir», ha dicho Kiko en una revista. Con todo, el entuerto lo arregló Jorge Javier Vázquez (recibido con una estruendosa ovación en su regreso a la tele tras su enfermedad) incitando a que los hermanos se arreglaran. Y un abrazo un tanto tibio solucionó el cabreo.

La película comenzó con los esperados saltos desde el helicóptero y, como en las buenas historias, el más esperado lo dejaron para el final. Antes, reunieron a Pantoja con Chelo García Cortés. Hace años que no se hablaban y un acercamiento frío sentó las bases de lo que puede pasar en las próximas jornadas. «Tenemos muchos días para hablar mirándonos a los ojos», avanzó la periodista. «Yo he venido a pasarlo lo mejor posible y no tengo nada más que hablar», zanjó la artista evitando falsas aproximaciones.

Y llegó el momento del brinco desde las alturas. Chelo compartía vehículo aéreo con Isabel y fue la primera en tirarse. Después, llegó el melodrama. Maribel, como ya la llama el presentador, suspiraba nerviosa. «Estamos viviendo un momento histórico, jamás hubiera imaginado que te tendría como concursante», animó el comunicador desde el plató. Ella tranquilizó a su familia –mientras kiko estaba eufórico, Chabelita lloraba conmovida-, se emocionó, expresó su miedo al salto y se lanzó. «Allá voy», exclamó, y enviando un beso para toda España se lanzó al vacío tapándose la nariz. «Ha hecho un salto flamenco», definió Vázquez con cierta sorna.

«Voy a entregarme al máximo», advertía la tonadillera a sus contrincantes. Va mentalizada y con ganas de pescar, actividad que, al parecer, le gusta mucho. Y por lo demás, las Azúcar Moreno fueron las que más tardaron en saltar del helicóptero, sobre todo Encarna, que más que tirarse se cayó; Oto Vans, el youtuber gasteiztarra, coqueteó sin pudor con Jorge Javier antes de su salto; Carlos Lozano y Mónica Hoyos fueron los primeros en encontrarse en la isla, y ya se lanzaron varias pullitas que anunciaron que su convivencia no será sencilla; y Omar Montes no defraudó a los suyos amenazando con sus chistes malos desde el minuto uno.