Patologías inducidas

El documental narra la relación entre Gypsy Rose y su madre Dee Dee y el trágico final. /Dkiss
El documental narra la relación entre Gypsy Rose y su madre Dee Dee y el trágico final. / Dkiss

DKiss estrena esta noche 'La venganza de Gypsy', un documental que narra la historia de una niña con multitud de enfermedades inventadas por su madre

JULIÁN ALÍA

Gypsy Rose Blancharde vivió postrada en una silla de ruedas durante años. Su caso saltó a los medios estadounidenses generando un gran impacto y aupando a su madre Dee Dee como una mujer soltera y valiente que se desvivía por cuidar a su hija gravemente enferma. Todo cambió cuando Dee Dee fue hallada muerta a manos de su propia hija, ya adolescente, y de su novio, Nicholas Godejohn, que descubrieron que la vida y las enfermedades de Gypsy habían sido una invención de su madre. Un caso que recuerda al ocurrido en España con Nadia, cuyos padres fueron condenados por utilizar la enfermedad de su hija para recaudar dinero para fines particulares.

DKiss estrena esta noche (22.00 h) 'La venganza de Gypsy', un documental de dos horas que narra una historia de engaños con un trágico final que conmocionó a la opinión pública. Cuenta con el testimonio exclusivo desde la cárcel de la propia Gypsy, una joven que llegó a estar convencida de que padecía leucemia, distrofia muscular, problemas visuales, o cierto retraso físico y mental, entre otras enfermedades. Sobre una silla de ruedas, con el pelo rapado, un aspecto descuidado, y alimentada mediante un tubo quirúrgico alojado en su estómago, la imagen que proyectaba Gypsy no arrojaba dudas sobre sus supuestas patologías. Sin embargo, a medida que iba creciendo, comenzó a tener más contacto con el exterior gracias a internet y a las redes sociales, donde conoció a su novio. Junto a él, llegó a acabar con la vida de su progenitora en junio de 2015. Para su director, Jesse Vile (Filadelfia, Estados Unidos, 37 años), «'La venganza de Gypsy' es una historia única y trágica de una niña que intenta crecer con una madre que, simplemente, no se lo permitía». Para él, «el aspecto de la venganza de la historia es la lucha contra una infancia robada y la edad adulta que la madre de Gypsy mantuvo cautiva durante tantos años». «Una vez que Gypsy se dio cuenta de lo que estaba haciendo su madre, tomó el único camino que sintió que tenía, lo que finalmente llevó a la tragedia», apunta Vile.

El creador del documental afirma que «la historia de Gypsy es uno de los crímenes más singulares» que ha escuchado, y que lo que más le atrajo «fue tratar de entender las verdaderas motivaciones de Dee Dee y Gypsy detrás de sus acciones».

Ya adolescente, Gypsy mató a su progenitora con ayuda de su novio

«Es la única historia de este tipo que he encontrado en la que la víctima termina tomando el control de su situación. Es un caso totalmente único a este respecto. Honestamente puedo decir que, para mí, Gypsy es única en su clase».

El director destaca que «hay reacciones muy diferentes hacia ella», ya que «unos piensan que es una víctima que simplemente estaba escapando de una situación terrible y no debería ser castigada por sus acciones», mientras que «otros sienten que es una manipuladora y que merece la pena de muerte». A juicio de Vile, es esa «dualidad» uno de los «aspectos más interesantes», porque «no fue hasta después de la muerte de Dee Dee cuando su artimaña fue expuesta al mundo»: «Para los amigos y vecinos, era la madre más dulce, amable y amorosa de la tierra. Pero para su familia, era una mujer egocéntrica, fría y calculadora».

Los médicos acabaron diagnosticando a la madre síndrome de Munchausen, trastorno en el que una persona (generalmente la madre del niño) deliberadamente le causa lesión o enfermedad.