Mario Vaquerizo se queda K.O.

Mario Vaquerizo./EFE
Mario Vaquerizo. / EFE

El vocalista de las Nancys Rubias sufre una artrosis degenerativa. «No es el fin del mundo»

S. ZAMORA

El huracán Mario Vaquerizo no atraviesa su mejor momento desde que un «pinzamiento en la espalda» lo dejara postrado en una cama a finales del pasado año. «Me tiene K.O. y sin ganas de nada: ni de Nochevieja, ni de contestar mensajes, ni de hablar y mira que eso es difícil», bromeaba en redes sociales haciendo gala de su particular humor.

Aunque días antes, su esposa Alaska se apresuraba a lanzar un mensaje tranquilizador: «Está perfectamente dentro de la gravedad», lo cierto es que el «infierno» que está pasando el vocalista de las Nancys Rubias no parece ser algo pasajero. «Tengo una degeneración que acaba en artrosis crónica. Soy muy mal paciente, el dolor continuado no lo soporto», alertó el artista en un programa de televisión. Desde el fatal contratiempo, Vaquerizo no puede trabajar y permanece apartado de la vida pública. «No puedo correr ni peinarme con el secador, aunque sí beber cerveza», advirtió a sus seguidores. Si bien el propio artista ha confesado que su enfermedad «es para siempre», ha tranquilizado a sus seguidores «porque esto no es el fin del mundo». Se agarra al mensaje que le han transmitido los médicos, que le han asegurado que se recuperará, siempre y cuando siga una serie recomendaciones, como hacer algo de ejercicio para fortalecer su musculatura.

Y mientras los días transcurren en casa, el vocalista aprovecha las horas de reposo para preparar su siguiente trabajo con su banda y dar forma al libro que está escribiendo. Además, tras su paso por MasterChef, Vaquerizo reconoce que su sueño ahora es abrir un negocio en el centro de Madrid. «Mi plan es comprar la librería de al lado de mi casa y vender objetos de Alaska y míos. Y por un euro más pueden subir a nuestras casas. Tengo cinco y sé que me van a llamar capitalista», confesó.