La madre de Sofía Suescun manda «a la mierda» al público de 'GH Dúo'

Maite, la madre de Sofía Suescun./E. C.
Maite, la madre de Sofía Suescun. / E. C.

Maite Galdeano no acató los abucheos recibidos por los severos consejos que dio a su hija en el reality y acabó estallando contra la audiencia

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Lo de Sofía Suescun y Alejandro Albalá es un drama de Shakespeare infectado por el morbo y la especulación. Las imágenes que ofrecen de la pareja cuando no pueden evitar el acercamiento -esas miradas enamoradas, ese cariño que destilan- causan cierta ternura entre la audiencia, que es testigo de cómo unas madres (más una que otra, sin duda) dinamitan la relación sin piedad alguna. Maite Galdeano voló cualquier puente entre la pareja en su entrada a la casa el miércoles. «Siempre la he educado duramente, que no me venga ahora con pamplinas. Hay que cortar esto de raíz cuanto antes», decretó. Ha metido en la cabeza de su hija la idea de que estando juntos se hacen daño y la navarra acata las órdenes de su progenitora sin titubear. Tan grotesca y dura fue la entrada de la mamá en Guadalix que Sofía tuvo que ser atendida por los médicos del programa. Ahí queda eso.

La hermana de Albalá tampoco ayudó. Le dijo a Alejandro que Sofía se estaba victimizando y aquello también alteró al joven, que puso una barrera ya casi infranqueable. Y digo casi porque, como en Romeo y Julieta, igual el amor de estos dos jóvenes también vence a sus familias y triunfa en 'GH Dúo', aunque la realidad suele ser más áspera y tiene pinta de que la historia entre estos dos pipiolos se ha acabado definitivamente. «¿No será que están enamorados?», preguntaba irónicamente Jordi González a las madres de ambos tratando de hacerles ver la luz. Pues ni por esas. La cordura, una vez más, la puso Kiko Rivera aconsejando los amantes que siguieran los dictados de su corazón y no hicieran caso a nadie. Difícil lo tienen.

El momento más esperpéntico de la velada lo protagonizó, de nuevo, Maite Galdeano mandando al público a la mierda ante los abucheos recibidos. «¿Pero, cómo vas a mandar al público a la mierda?», satirizaba con arte el presentador. Y es que las mamás están cogiendo un protagonismo fuera de lo común en esta edición del reality. Insisto en que, visto su auge, no sería de extrañar que Telecinco planeara otro formato similar con ellas encerradas en Guadalix. Y acaban a palos. Porque Juani, la madre de María Jesús Ruiz, también tiene lo suyo. Según ella, aceptó ponerse ante las cámaras puntualmente para defender a su hija, pero desde que apareció en plató, hace ya unas semanas, no se ha perdido una gala y procura montar el numerito en cada una de ellas. Ayer se enfrentó otra vez con Julio Ruz, pero todo sonó a repetitivo y las cámaras pasaron rápidas del tema.

La expulsión

Carolina Sobe y María Jesús se la jugaban en el confesionario y, para echar más leña al fuego, la organización decidió amenizar la espera con los vídeos de sus disputas desde el principio del concurso. La primera acusó a la segunda de ser muy falsa. «Se encienden las cámaras y te vuelves loca, tú sigue haciendo tu papel y a ver quien gana», retó Carolina, que pronto tuvo que tragarse sus palabras al escuchar su nombre como expulsada de la semana. No se fue del encierro sin llevarse un 'regalito' de su competidora, que la calificó de «traidora, mentirosa y manipuladora».

Los mominados

Por lo demás, las últimas nominaciones de esta edición las realizaron los familiares desde plató y con ellas condenaron a Sofía, Alejandro y Juan Miguel. Pero el público tenía la última palabra y decidió alterar las votaciones sacando de la lista al peluquero e incluyendo en ella a María Jesús. Eso sí, los concursantes desconocen aún esta decisión.