Boro Barber: «Mi madre dice que tengo una profesión de riesgo»

Boro Barber: «Mi madre dice que tengo una profesión de riesgo»

Boro Barber es reportero de 'En el punto de mira', cuya nueva temporada estrena hoy Cuatro en 'prime time'. «Nos atrevemos con cualquier tema»

JULIÁN ALÍA

Estoy en mitad de un fregado, por la carretera y acompañado de un criminólogo», dice al otro lado del teléfono Boro Barber (Valencia, 33 años), metido en plena faena de un «caso espectacular» para 'En el punto de mira', de Cuatro, que estrena hoy temporada a las 22.30 horas con un reportaje sobre la contaminación que generan los plásticos. Y es que España lidera la clasificación mundial de consumo de pajitas de plástico, 13 millones al día. Cada una tarda en descomponerse 500 años.

- ¿Suelen decir que ustedes son los más valientes?

- Desde mi punto de vista, diría que sí y que nos atrevemos con cualquier tipo de tema. No es que otros no sean capaces, pero hay temas como el absentismo laboral, que parece que prefieren no tratar. A nosotros nos gusta que el espectador hable de ello al día siguiente con sus amigos y conocidos, y que viva desde casa lo mismo que los reporteros y los cámaras.

- ¿Qué podemos esperar de esta nueva temporada?

- Vamos a estar más pegados a la actualidad que nunca. Seguimos en la línea de los temas cercanos, pero también desconocidos para la gente. Somos bastante ambiciosos. También vamos a tratar temas de fortunas y herencias de familias importantes, como fue el caso de la familia Franco, que tuvo mucho éxito. Y temas de consumo y de la calle. Esta vez, en el arranque, debutamos con el plástico, algo que parece que todo el mundo es consciente de lo grave que es. En él, investigamos si esas islas, ríos y mares de plástico que hemos visto en imágenes pueden llegar a España.

- ¿Cómo deciden los temas?

- Generalmente, entre las cuarenta personas que formamos el programa. Proponen temas los de redacción, los de edición, los directores... Los temas los lanza cualquiera. Entonces vemos el recorrido que tiene cada uno, si podemos descubrir algo interesante y cuánto podemos tirar del hilo. También tenemos muy en cuenta los temas de la calle que preocupan a la sociedad y que llegan a nuestros oídos.

- ¿Qué parte es la que más gusta?

- La finalidad del programa, que es responder a las preguntas de la gente. A veces nos paran por la calle y nos dan las gracias porque se han enterado de cosas que desconocían. Cuando te agradecen algo así, es muy satisfactorio. Es verdad que también me gusta viajar, conocer gente y contar historias. En este programa hacemos que el espectador se meta dentro de la investigación, que lo viva y sienta cómo ha sido.

- ¿Puede ser considerada como una profesión de riesgo?

- Eso dice mi madre. Afortunadamente, estamos en un país seguro. No temo por mi vida. Hay muchas situaciones de tensión, pero van con el cargo. En ese momento, buscas la verdad y no piensas más. En muchas ocasiones, tenemos que preguntar a quien no le apetece que le pregunten, o llamar a puertas donde sabemos que no vamos a ser bienvenidos. Hay un punto de tensión, pero es satisfactorio porque estás intentando averiguar algo. Le preguntas a alguien que por qué está vendiendo algo ilegalmente, o por qué ha hecho tal cosa, y te tiene que dar una respuesta pública. Es una tensión agradecida.

- ¿Qué significa para el programa que se emita en 'prime time'?

- Que Mediaset y Cuatro apuesten por nosotros es un honor. En ese horario solemos ver otros formatos y es un orgullo que 'En el punto de mira' ocupe uno de esos espacios. También es porque a la gente le interesa. Las audiencias y el público deciden siempre. Nuestras entregas han tenido buena acogida y queremos seguir con ello, como estamos haciendo ahora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos