Irene Rosales regresa a 'GH Dúo' tras sufrir un aborto natural

Irene Rosales./
Irene Rosales.

La mujer de Kiko Rivera, que había estado unos días apartada del concurso, volvió a la casa de Guadalix y contó la razón de su abandono temporal

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Irene Rosales llevaba unos días fuera de la casa de 'GH Dúo' y la razón de su desaparición era un misterio. Ayer, la esposa de Kiko Rivera regresó al formato y explicó las causas de su retirada. «Sentí un dolor muy fuerte en el abdomen y en el riñón izquierdo, y tuve una hemorragia. Perdí un poco la conciencia. Me sacaron y vieron que estaba embarazada de dos semanas y había sufrido un aborto natural», explicó la joven a sus compañeros y a los espectadores, arropada por el hijo de Isabel Pantoja que no dejó de darle mimos.

«Ya estoy bien, pero debo descansar», advirtió Rosales a los demás concursantes, que también fueron informados de esta circunstancia por Jordi González. El presentador había juntado a la pareja antes en el confesionario. «Qué guapa estás, uno no se da cuenta de lo que tiene hasta que lo pierde», piropeó el cantante abrazándola. Jorge Javier Vázquez había contado cómo la concursante se había visto obligada a abandonar. «Le han realizado pruebas médicas y estamos a la espera de conocer los resultados. Si ella puede, volverá al programa», matizó el presentador.

Recuperada y feliz de reincorporarse al reality, Irene y Kiko no se separaron y evitaron entrar en las múltiples discusiones que salpican la casa. Antonio Tejado y Candela Acevedo son los protagonistas de las broncas más surrealistas. A ella le pareció que él, al despertarse, se estaba masturbando en la cama y corrió al confesionario desesperada y hecha un mar de lágrimas. «Te juro por mis muertos que es mentira», argumentaba el sobrino de María del Monte. Y ante el absurdo follón, los compañeros y compañeras trataban de quitar hierro al asunto. «Y si es verdad, ¿qué pasa?», se preguntaban extrañados. Al final, la pareja parece haber fumado la pipa de la paz y se plantean ahora continuar evitando disputas. «No voy a estar más de plañidera», avisó el muchacho realizando una clara declaración de intenciones. Ya veremos. Difícil lo tiene. Eso sí, la queja de Candela propició uno de los momentos más hilarantes del formato al cantarle varios compañeros al supuesto onanista: «Ea, ea, ea, Antonio se pajea».

Sofía Suescun y Alejandro Albalá también están en el centro de la polémica por su curiosa relación de amor y odio. El dúo no deja de pelearse y darse arrumacos. Lo más curioso es que sus actuaciones no son tan relevantes como las de sus respectivas madres, que no dejan títere con cabeza en el plató provocando discusiones de aúpa. Más la de Sofía que la de Alejandro, todo hay que decirlo. Y es que Maite Galdeano es un ciclón descontrolado. Hasta con Belén Esteban discutió en el debate sin que llegara la sangre al río. Por lo demás, María Jesús Ruiz se enteró en el transcurso del programa de que ella también está nominada esta semana. Sofía y Alejandro tenían el privilegio de sacar a un compañero o compañera de la lista y, aunque ella prefería salvar a Ylenia, prevaleció el deseo de él que decidió rescatar a Antonio Tejado, poniendo en riesgo a la Miss España de 2004.