La increíble imitación de Mimi en 'Tu cara me suena'

Mimi imitando a Macy Gray. /Tu Cara Me Suena
Mimi imitando a Macy Gray. / Tu Cara Me Suena

La cantante ganó el concurso emulando a Macy Gray, dejando literalmente sin palabras a los miembros del jurado y al público

JOSEBA FIESTRAS

A falta de la locura que desataban concursantes como Silvia Abril, Los Chunguitos o Arturo Valls –ahora el toque de humor lo ponen Anabel Alonso y José Corbacho, pero la primera está despuntando por sus regulares imitaciones y el segundo pone humor, pero no llega al disparate-, en esta edición de 'Tu cara me suena' abundan las grandes clonaciones. Se echa de menos la risa, pero se compensa con la brillantez. Y Mimi irradia talento y su voz cambia con cada personaje, llegando a una perfección digna de elogio. Su actuación como Macy Gray fue soberbia y, pese a que tanto Soraya en la piel de Rihanna y Jordi Coll empapado de Roy Orbison ejecutaron unas interpretaciones sensacionales, la 'triunfita' fue la ganadora de una velada entretenida en la que todo está medido y cada intervención es un espectáculo: desde el presentador a los participantes, pasando por cada uno de los miembros del jurado.

Mimi emocionó al tribunal y enamoró al respetable. Manel Fuentes ya había anunciado que el primer disco que tuvo la cantante fue uno de Macy Grey, quizá por eso la joven clavó su actuación y dejo a Ángel Llácer, Santiago Segura, Chenoa y Lolita literalmente sin palabras. Y al saberse ganadora, la muchacha quedó en shock. No es para menos. En realidad había empatado con Coll y Soraya, pero sus compañeros rompieron la igualdad brindándole el merecido triunfo.

La que no acertó esta vez fue María Villalón, que se curra a tope sus papeles, pero no dio en la diana emulando a Conchita. No lo hizo mal, pero se le escapó el podio. A Anabel Alonso le tocó la dificil papeleta de meterse en la piel de Estela Raval, cantante de Los Cinco Latinos, y cumplió con dignidad. No fue el caso de Carlos Baute, que fluctúa en la lista como el dinero en la bolsa. Al venezolano le encomendaron la misión de parecerse a Eros Ramazzoti y esta semana pinchó. Lo mismo le pasó a Manu Sánchez que trató de ser Raimundo Amador y se quedó en el intento. Brays Efe es el concursante más misterioso del formato. No se sabe si está en el bando de los graciosos o de los profesionales. El actor lo intenta y se queda en tierra de nadie, y pasar inadvertido es pecado en la tele. Esta vez quiso ser un remedo de C. Tangana y volvió a ocurrir lo de siempre: que ni cosecha sonrisas ni elogios. Y lo intenta, pero se percibe que no está a gusto en el programa. Varios miembros del jurado le han dicho en repetidas ocasiones que se suelte, que se deje llevar y se lo pase bien, pero no hay tu tía.

El que tiene claro que lo suyo es la carcajada es Corbacho, que esta vez interpretó el 'Súbeme la radio' de Enrique Iglesias. Y hasta un guantazo se llevó de una de las bailarinas y llegó a tirar uno de los decorados (algo que se notó bastante preparado, por otro lado). La sorpresa de la noche la dio la cantante Roser, invitada de la jornada, que encaró la compleja tarea de convertirse en Cher y lo hizo con nota.

 

Fotos

Vídeos